Caso Gianelli: comienza el juicio contra la docente Analía Schwartz

Tras más de tres años de investigación, la maestra afrontará el juicio oral por estar imputada en nueve casos de abuso sexual infantil y seis de corrupción de niños de entre tres y cinco años.

Por Redacción

miércoles 22 de febrero, 2017

Llega a su instancia final un caso que sacudió a toda Mar del Plata hace más de tres años. Desde este jueves, la docente de música, Analía Schwartz, deberá afrontar el juicio oral, que se extenderá por casi un mes, por estar imputada en nueve casos de abuso sexual infantil y seis de corrupción de niños que asistían a los jardines del colegio Gianelli y el Instituto Alejandro Fleming.

Será el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de Mar del Plata, integrado por Aldo Carnevale, Pablo Viñas y Facundo Gómez Urso, el que deberá dictaminar la responsabilidad de la profesora. En las próximas horas se concretará el inicio de un largo debate que recién encontrará la sentencia de los jueces a principios del mes de abril.

Cabe recordar que las múltiples denuncias contra la maestra  tomaron público conocimiento a partir del 9 de septiembre de 2013, luego de que más de una veintena de padres se presentara ante la Comisaría de la Mujer asegurando que sus hijos, de entre tres y cinco años, habían sido víctimas de violaciones. La conmoción que generaron las presentaciones judiciales de las familias se tradujo rápidamente en distintos incidentes.

En las horas siguientes, el clima de tensión alcanzó su máximo punto cuando una gran cantidad de personas decidió movilizarse hasta la puerta del colegio católico ubicado en Fortunato de la Plaza al 4900, eligiendo ese escenario para los destrozos, las quemas de gomas y las acaloradas discusiones.

El juicio oral contra Analía Schwartz llega, de este modo, tras años de una ardua investigación que encabezó el fiscal Fernando Castro, en la cual debieron evaluarse más de 50 denuncias por presuntos casos de abuso sexual a menores considerando ambos colegios. Pero a la fecha, se mantienen igual de firmes tanto las posturas de las familias denunciantes como las de las docentes y otros padres que defienden el accionar de la maestra.

“Si hubiera existido una justicia valiente, no hubiera sido necesario llegar a esta instancia"

La letrada que desde un primer momento se hizo cargo de la defensa de Schwartz, Patricia Perelló, reconoció este extenso proceso como una "espada de Damocles". "Todo el proceso es una pena porque es como una espada de Damocles que está pendiente sobre la cabeza de una persona, pero esto es mucho peor para una persona que es inocente".

"Es imposible que hubieran ocurrido materialmente los hechos que se denuncian y lo mismo sostiene todo el colegio, porque todo el personal docente y no docente ya ha declarado en la investigación", consideró la abogada en diálogo con El Marplatense, y agregó: “No tengo dudas que es inocente y que eso va a quedar demostrado en el debate”

“Si hubiera existido una justicia valiente, no hubiera sido necesario llegar a esta instancia. Pero a veces la Justicia no es todo lo valiente que uno espera y lamentablemente hay que llegar al juicio para dejar en manos de los jueces del Tribunal la resolución y no pagar el costo político en los casos que tienen trascendencia mediática", apuntó la letrada.

La alta temperatura que desató en la sociedad este caso, no cesa con el paso de los años. Docentes y padres que defienden a Analía, decidieron autoconvocarse en las puertas del Tribunal este jueves para apoyar durante el puntapié inicial del juicio oral, lo cual fue visto para las familias denunciantes como una "presión" contra la Justicia.

"Si lo interpretan como una presión a la Justicia, es una manipulación de la información. Los docentes lo hacen de manera espontánea. Es una convocatoria de acompañamiento, si insultar ni agredir a nadie, de una forma absolutamente pacífica", defendió Perelló.

En este sentido, recordó los incidentes ocurridos en 2013 y aseguró que estos gestos están muy lejos de aquel contexto "violento". “Fueron los denunciantes los que desde un primer momento han destruido la escuela, se han robado elementos, han golpeado a las docentes. Eso es amedentrar", apuntó la abogada, quien incluso aseguró recibir diversas amenazas en todos estos años, por lo que tendrá custodia junto a su cliente durante todo el desarrollo del juicio.

“Cualquier docente del Gianelli o del colegio que sea puede ser Analía"

Una de las docentes del Colegio Gianelli que estará presente desde las 8 en el edificio de Tribunales, Mónica Saez, también se expresó en este medio en la previa a lo que será el inicio del juicio oral. “Vamos a acompañar a nuestra compañera porque siempre estuvimos al lado de ella. Son tres años de espera, de angustia, donde la vida de una persona cambia de la noche a la mañana", sostuvo.

"Ella es una persona muy fuerte y se está preparando para su defensa, pero eso no quita el momento que está viviendo tanto ella como su familia”, consideró, y agregó: “Lo que venimos diciendo desde un primer momento es que cualquier docente del Gianelli o del colegio que sea puede ser Analía. Los actos irracionales y las amenazas y demás siguen continuando a la orden del día".

En este marco, remarcó la importancia del caso ya que todos "los docentes necesitamos trabajar con confianza, libertad, y codo a codo con la familia". "Si perdemos eso, la tarea docente se va a volver cada vez más difícil", indicó.

"Cualquier tipo de manifestación significa una presión indebida ante la administración de Justicia"

Por su parte, César Sivo, quien lleva adelante la defensa de algunas de las familias que han denunciado a la maestra, consideró que la presencia de los docentes frente a Tribunales sólo tiene como objeto ejercer una "presión" contra el poder Judicial: "Es una presión absolutamente indebida a la administración de Justicia, es intolerable en democracia".

"Es algo que no se puede hacer ni sostener, no debería darse en estos tiempos. La realidad es que los juicios se definen con prueba y en la sede judicial en los estrados", sostuvo, y añadió: “Entendemos que cualquier tipo de manifestación significa una presión indebida ante la administración de Justicia. Esos reclamos y pedidos cuando la Justicia está funcionando, indudablemente buscan que se actúe en algún sentido determinado".

Asimismo, el letrado señaló que ya pisando esta instancia espera que "quede claro todo lo que ha sucedido". “Representamos a 12 familias, y ellos han padecido en todo este tiempo angustia, incertidumbre y dolor, además del tratamiento psicológico de los chicos que en muchos de los casos todavía se mantienen. Tenemos la expectativa de que quede claro lo que sucedió en el caso de que se condene a la penalmente responsable".

 

 


 

Comentarios