Agredieron a Arroyo a la salida de la escuela municipal 205

Las autoridades del establecimiento reclaman desde diciembre la instalación de Internet, para gestionar títulos secundarios, y aún no tienen el servicio. El intendente se presentó a pedir los libros administrativos y se fue insultado y con golpes al vehículo que lo trasladó

Por Redacción

jueves 23 de febrero, 2017

El intendente Carlos Arroyo fue agredido este jueves a la salida de una visita a la escuela municipal 205.  El jefe comunal se presentó en el establecimiento para solicitar los libros administrativos, luego de que las autoridades de la institución reclamen por la instalación de Internet para gestionar títulos secundarios.

La presencia de Arroyo generó malestar en los gremios docentes, que acudieron a la institución y denunciaron una persecución. A la salida, un grupo de personas impidió durante 10 minutos la partida del intendente, que finalmente se fue en medio de insultos y golpes al auto que lo trasladó.

"GENERÓ UN MALESTAR INNECESARIO"

La directora del establecimiento, Sandra Spirito, dialogó con El Marplatense y señaló que “a primera hora se presentó el intendente junto con la secretaria de educación, la subsecretaria y dos o tres personas más, a pedirme todos los estados administrativos necesarios para la confección de los analíticos finales”. Y agregó: “Dijo que venía a revisar los estados administrativos, a acompañar a la secretaria de educación para ver si yo tenía todo en condiciones como para poder emitir los títulos. No me dio más explicaciones”.

Asimismo, Spirito contó que Arroyo  “llegó intempestivamente pero en forma muy educada a solicitarme las cosas. Lo que pasa es que, en realidad, quienes deben hacer la verificación de los estados administrativos son los supervisores. Nosotros tenemos una supervisora en Municipalidad y una inspectora de DIPREGEP. Ese es un trabajo que tiene que hacer la supervisión”. No obstante, aclaró que “el intendente estuvo muy educado conmigo, valoró mucho las condiciones en que tengo la escuela y me pidió por favor que siga a cargo”.

Para Spirito, la presencia de Arroyo “generó un malestar que es absolutamente innecesario. Era solamente darnos una respuesta sobre el servicio de Internet. No ir a hacerlos a otro lugar, porque los libros no deben salir de la escuela, es la documentación más importante. Estamos en el año 2017 y no tener Internet es vergonzoso”.

Al momento de describir el reclamo de la escuela, la directora explicó que “el 15 de diciembre, la provincia nos notificó que teníamos que hacer los títulos online. A partir de ese momento empezamos a reclamar a la secretaria de educación que necesitábamos Internet. Somos cuatro escuelas secundarias y un bachillerato que no cuentan con ningún tipo de servicio de Internet como para poder emitir los títulos”. “Desde diciembre nunca tuvimos respuesta, lo único que se nos informó a través de un correo electrónico es que nos iban a facilitar una computadora para hacer los títulos”, concluyó.


 

Comentarios