Cuando se acerca el invierno, las personas vuelven a encender los calefactores de sus hogares e incrementan el uso de calefones y hornallas, con el objetivo de combatir el frío. Sin embargo, se debe tener en cuenta los riesgos que se pueden producir, con respecto a la inhalación de monóxido de carbono.

Según un informe de la Universidad Nacional de Mar del Plata, durante el 2016 se registró 1600 casos de accidentes relacionados con este gas, y muchos de ellos fueron fatales para los individuos involucrados. Las intoxicaciones son producidas en un 87% por calefones, 8% por calefactores y 5% por cocinas, en su mayoría instaladas dentro de viviendas mal ventiladas.

Miguel Ponce, docente de la Universidad Nacional de Mar del Plata, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) e integrante del grupo de investigadores del Instituto de Investigaciones en Ciencia y Tecnología de Materiales (INTEMA) de la Facultad de Ingenieria, brindó en diálogo con El Marplatense las principales recomendaciones para evitar este tipo de accidentes.

“Lo primero que se recomienda, y por ley del Ente Nacional Regulador del Gas (Energas) también, es que el usuario revise periódicamente todas las instalaciones de gas. Además de esto, también puede observar la coloración de la llama. Si está naranja, es que está quemando mal”, señaló Ponce. “Incluso cuando está azul, si tenes una obstrucción, puede que el equipo termine tirando el monóxido adentro o consumiendo el oxígeno de la habitación y se va a tornar naranja”, añadió.

Al monóxido de carbono se lo denomina “asesino silencioso”, un gas altamente tóxico que se produce por una mala combustión. El mismo se genera cuando la cantidad de oxígeno disponible es insuficiente en el ambiente y la combustión es incompleta. El gran problema es que no es detectable a través de los sentidos, ya que carece de olor, sabor, color y no irrita los ojos ni la nariz. Por este motivo, siempre hay que tener los equipos con rejillas de ventilación y salidas sin obstruir.

Mirá también:  En dos semanas se entregarán las primeras ambulancias del SAME

Muchas veces, se habla sobre un “chiflete”, una rendija donde te circula aire, “pero eso no es motivo suficiente para que te salve de una muerte por monóxido de carbono”. “Las rendijas tienen que estar cruzadas, tiene que haber una circulación del aire. Si hay una persona que se desvaneció cerca del artefacto, hasta que se ventila toda la habitación la persona sufra la intoxicación, intoxicación con secuelas o la muerte”, aclaró el investigador.

Los síntomas 

Las consecuencias de la inhalación de monóxido de carbono puede ser letal o generar daños irreversibles, además “es un gas difícil de percibir porque te adormece”. Ponce destacó que “el segundo síntoma es un poco de dolor de cabeza, algunos mareos y tal vez vómitos. Es una sintomatología que se puede confundir con una gripe o un dolor de estómago, porque son síntomas típicos. Si se airea en esa instancia se recupera rápidamente, por lo cual hay gente intoxicada con monóxido y no lo percibe”.

“El problema es cuando tenes mayor permanencia en el lugar inundado con el gas tóxico y empezás con la sintomatología grave: nauseas, perdida de conocimiento, disfunción en el cuerpo, arritmia, taquicardia, coma y muerte. El problema del gas es que te dormís generalmente, con un pequeño malestar. Lo que se aconseja si tenes ese malestar, es tener atención médica si se dan las condiciones en las que puedas tener monóxido en el ambiente”, señaló el docente.

Mirá también:  Este martes habrá paro de trabajadores municipales

Ponce explicó que debido a esta sintomatología similar a otros problemas, no se sabe la cantidad precisa de intoxicados que hay, “pero no sucede nada, hasta que sucede. Porque si vos te aireas, se te pasa en un lapso determinado. Pero si te dormiste y estas en un estado grave de intoxicación lo que hay que hacer es llevarte a la cámara hiperbárica y tratar a esa persona con con presión alta de oxigeno”.

El monóxido de carbono afecta mucho al ser humano ya que “es 250 veces mas afín que el oxígeno hacia la hemoglobina. Una vez que se pega, no permite la transferencia de oxígeno y dióxido de carbono, con lo cual te quedas sin transporte del aire que respiramos en la sangre”.

“Lo que vas a sentir si te intoxicás es un adormecimiento inicial que lo podes confundir con cualquier cosa, en Argentina, en cifras generales, hay 250 muertos anuales y intoxicados arriba de 10 mil”, añadió.

El dispositivo que podría evitar estos accidentes

Ponce, y su equipo de trabajo, idearon un sistema para impedir más casos de muerte por inhalación de este tóxico. “Desarrollamos una patente nacional, que es un sistema que va dentro de los calefactores, termotanques, calderas y cualquier artefactos de gas, que te va a cortar la entrada de gas cuando hay una concentración de monóxido de carbono. Te avisa con una señal lumínica y sonido, y puede hacerte un llamado al celular”, detalló el diseñador.

Mirá también:  Robó un comercio, intentó huir pero fue aprehendido

Según indica el miembro del Conicet, este sistema fue aplicado en China y resaltó índices positivos en la baja de incidentes. “Puede ocurrir que un vecino tire a un patio la combustión de un calefactor y muera el de al lado, o haya una ventana abierta pero no circulación de aire. El sistema evitaría eso”, aseveró.

“El sistema que diseñamos va a ser homologado, se esta creando una ley nacional para su desarrollo. La idea es que este dispositivo funcione, que sea de bajo costo y fácil instalación”, afirmó Ponce quien indicó que el 5 de mayo se realizará una muestra en vivo del funcionamiento.

“Si bien es una tecnología invasiva, porque va dentro del calefactor, se esta preparando un sistema protocolar de instalación donde cualquier gasista matriculado, en dos minutos y medio, te puede instalar el sistema electrónico que va a poder adquirir en cualquier ferretería”, concluyó sobre este novedoso sistema.

La inhalación de monóxido de carbono es algo con lo que se debe tener mucho cuidado y tomar los recados necesarios que indican los especialistas. El “asesino silencioso” es un mal que se puede evitar si se aplican estos consejos.

 


 

Comentarios

comentarios