Foto: Télam.

El Supremo Tribunal Federal de Brasil autorizó la apertura de una investigación sobre corrupción contra el presidente Michel Temer.

El mandatario fue grabado mientras presuntamente avalaba sobornos de la mayor empresa frigorífica del mundo, la firma brasileña JBS. Los dueños de la misma se comprometieron a colaborar en la investigación.

Frente a este escenario, Temer suspendió su agenda prevista para el jueves y le comunicó a sus dirigentes y colaboradores que se siente víctima de una conspiración.

Durante la noche del miércoles se desarrollaron protestas y marchas callejeras en las principales ciudades del país. Ante esta situación crítica, la bolsa de valores de Sao Paulo cayó un 10% y debió suspender sus operaciones.

Mirá también:  La próxima reunión del G20 se realizará en Mendoza

Fuente: Télam.

 

Comentarios

comentarios