Foto: Jornal O Globo.

Tras la autorización de la Corte Suprema brasileña para iniciar una investigación contra el presidente Michel Temer por corrupción, el mandatario rompió el silencio y se dirigió a los medios de prensa de su país y al pueblo brasileño.

Durante su discurso, Temer dejó en claro: No renunciaré. Sé lo que hice y sé de la corrección de mis actos. Exijo una investigación plena y rápida para el esclarecimiento al pueblo brasileño”.

Asimismo, reconoció que quiere “conocer el contenido de las grabaciones en las que se me citan” y advirtió que ya solicitó oficialmente al Supremo Tribunal Federal “el acceso a esos documentos”, aunque aún no lo consiguió.

Mirá también:  Detienen a un sospechoso por el atentado terrorista en Manchester

“Quiero dejar en claro que mi gobierno vivió en esta semana su mejor y su peor momento. Los indicadores de inflación, los números del regreso del crecimiento de la economía y los datos de generación de empleo crearon esperanza de días mejores. Ayer, la revelación de estas conversaciones grabadas de manera clandestina trajo el fantasma de la crisis”, señaló.

Por último, aseguró: “Mi compromiso es con el Brasil”. “No compré el silencio de nadie. No tengo nada para esconder”, afirmó.

Comentarios

comentarios