Leonardo, el marido de María del Rosario: "El Houssay se lavó las manos"

Luego del homenaje realizado este lunes en reconocimiento a la enfemera que murió tras ser dada de alta por coronavirus, el esposo de María habló con El Marplatense y contó las irregularidades previas por parte del hospital Bernardo Houssay.

Por Redacción

lunes 3 de agosto, 2020

El dolor y el desconcierto por la pérdida de María del Rosario fueron transmitidos este lunes en la suelta de globos blancos que realizaron compañeros, amigos y su marido, Leonardo Fernández, en reconocimiento a la enfermera del hospital Bernardo Houssay que falleció luego del alta por coronavirus.

"Me sorprendió la cantidad de gente que había. Lo organizaron los compañeros de mi mujer y me llamaron para pedirme autorización. Obvio que les dije que sí porque a María le hubiera gustado este reconocimiento y ella hubiera hecho lo mismo por otra compañera", dijo a El Marplatense Leonardo.

"En enero le dije que no vaya más al Houssay por la cantidad de horas que estaba trabajando. Teníamos que pagar créditos y a mí me había bajado bastante el trabajo y por ese motivo siguió hasta que se acomodara el tema económico en casa y en el país, porque veníamos mal", expresó.

"Yo no le quise cortar las piernas porque ella siempre tuvo allá arriba su profesión", señaló.

Además, repasó los días previos a la pérdida. "Después de realizarnos el hisopado y nos de positivo, nos aislamos en casa. Estuvimos con fiebre los dos, a mí se me fue al tercer día. Ella durante ocho días estuvo con fiebre y el Houssay en ningún momento llamó, un desastre", manifestó.

Previamente a que esté internada en el Hospital Privado de la Comunidad, "la llamó una infectóloga que le dijo que estaban con los directivos del Houssay tratando de resolver su problema", contó Leonardo.

"Al sexto día mi mujer se enojó, porque estaba volando de fiebre y todavía estaban en reunión fijándose a ver qué hacían. Así que llama por sí misma a la ART, y le dice que el Houssay no le había dado el número de siniestro. Por lo tanto estaba sin cobertura", explicó.

Así fue que María decidió llamar a su obra social del HPC, pero "la trasladaron en ambulancia al Regional, porque no la podían cubrir por ser un accidente laboral, tenían que pasarlo por la ART".

"La fui a buscar. El Regional es muy buen hospital, pero si estaba pagando una obra social y trabajando en un establecimiento, tenía que tener un respaldo", expresó.

"El Houssay se lavó las manos, 'bueno fíjate que ahora lo arreglamos a ver cómo haces'". "Nada, no hicieron nada", reiteró.

"Una vez internada, salio de terapia intensiva, al cuarto día le sacaron el respirador. La ART tramitó una ambulancia para que la trasladen a casa pero llegó 6 horas después. Si no llamaba reclamando y amenazando la ambulancia no llegaba", dijo Leonardo.

Asimismo, expresó que él preguntó al médico "si no debería pasar unos días más en sala común", pero le contestaron que "no porque corría el riesgo de que le agarre un virus hospitalario", contó.

"Fue muy emotivo cuando volvió a casa. Le costaba caminar, estaba muy débil con las piernas, se sentía bien, pero rara. Esa noche tomamos un té, charlamos mucho y después nos fuimos a dormir.  Sinceramente fue como una despedida, nos abrazamos, la mimé, le agarraba la mano. Siempre fuimos muy pegote, muy unidos", transmitió emocionado.

"Yo venía sin dormir, solo en casa, en cuarentena, ella internada. No sabía que iba a pasar. La pasé mal", expresó.

Y confesó que, a pesar de "no creer en Dios", durante esos días, "arrodillado en mi casa le pedí muchas veces que no le soltara la mano".

Con dolor, contó que tenían el proyecto de vender su casa para irse "a algún lugar y tratar de comprar un complejo de cabañas". "A ella le gustó la idea, estaba emocionada. Miramos por internet algunos", agregó después.

Y contó el momento en el que comenzó la pesadilla: "Íbamos a ir buscar un andador porque le estaba costando caminar, y antes de salir fue que se desvaneció. La levanté y la lleve afuera porque le faltaba el aire", detalló.

"Llamé a mi vecino y fuimos para el sanatorio Belgrano. El médico me dijo que la lleve al HPC, pero no llegaba, no podía respirar. Frené en la Belgrano. Yo la conocí ahí, trabajábamos los dos, y ahí la despedí. Fue muy fuerte", manifestó Leonardo.

Por último, indicó que iniciará una demanda al hospital Bernardo Houssay, "porque ella así lo quería". "Cuando volvíamos a casa después del alta, me dijo que quería denunciarlos porque no se habían portado bien con ella. Ni siquiera tenían insumos, ella se tuvo que comprar", explicó.

"Un montón de irregularidades que me contaron las compañeras. Antes de que se contagiara María, hubo un traumatólogo que se tenía que hacer un hisopado y al mediodía fue a operar, antes de tener el resultado. Y no solo eso, se fue a la casa y volvió a buscar una torta que le había dejado un paciente", apuntó.

Y volvió a recordar la situación con la ART. Además, mencionó el posteo de María, en el que denunció que el bono que el Gobierno les otorgarían a los trabajadores de la salud, "nunca se lo dieron, ni a ella ni a nadie", señaló.

En referencia al posteo, Leonardo recordó: "Siempre fue igual. Yo la cargaba y le decía que era una piquetera. Ahora no está más".

"Yo sigo con la demanda porque fue lo que quería hacer. Si ella pudiera hablarme ahora, estaría muy orgullosa de la caravana que se hizo hoy porque se que esos reconocimientos la conmovían mucho. Era muy profesional, amaba su profesión", concluyó.

Comentarios