9° C
Clear
Clear

Mar del Plata, el epicentro de las críticas en el acto de Cristina

La ex presidente cambió su tradicional estilo de discurso en el acto de campaña de Unidad Ciudadana en la ciudad, delegando protagonismo. Se mostró rodeada en el escenario por marplatenses, que aseguraron representar a distintos sectores productivos, todos ellos “golpeados por los últimos 18 meses” del gobierno de Mauricio Macri.

Por Redacción

viernes 14 de julio, 2017

La ex presidente Cristina Fernández encabezó en Mar del Plata el acto de campaña del frente Unidad Ciudadana de cara a las elecciones PASO. Se llevó a cabo en un teatro céntrico de la ciudad, ubicado en San Luis al 1700, donde miles de militantes asistieron a un lanzamiento donde “La Feliz” estuvo en el eje del análisis político.

“Que estemos en Mar del Plata que siempre ha sido una ciudad símbolo, no es casual. Mar del Plata siempre ha sido la ciudad símbolo de la alegría y bienestar del pueblo argentino. Cada vez que le ha ido bien al país, a Mar del Plata le ha ido mejor. Pero cuando ha ido mal como país, a Mar del Plata le ha ido peor. Pasó en los 90 y vuelve a pasar ahora, por eso no es casual que estemos acá”, expresó la ex mandataria, al hablar del motivo por el cual la ciudad fue elegida para este tipo de acto. Se ratificaron los trascendidos. Para Cristina, y el resto de los dirigentes que componen Unidad Ciudadana, “Mar del Plata es un claro ejemplo de lo que está sucediendo en todo el país”, se escuchó repetidamente durante la tarde de este viernes.

“Mar del Plata refleja esta realidad social de la Argentina, tiene crisis en el sector textil, en la pesca y el turismo”, también se hizo hincapié, a través de los distintos representes partidarios que desfilaron por el sector que se ubicó la prensa dentro del hall del teatro. Asimismo, se remarcó que “en Mar del Plata se expresa crudamente la falta de trabajo, el cierre de fábricas, el ataque a la producción de nuestra propia región“, y que se la eligió “porque es una síntesis de lo que hay que cambiar en la Argentina de Macri”.

Ante este contexto recomendado a Cristina Fernández, la ex presidente realizó un notorio cambio en su discurso político. Lejos de una oratoria extensa y unipersonal, la ex jefa de Estado hizo subir a más de una decena de marplatenses. Ellos eran Gabriel, Héctor, Graciela, Viviana, Felipe, Blanca, Gabriela, Héctor, Gustavo, Paula, Juan José, Leonardo, Leticia, Mónica, Jorge, Enrique y Daniel. Cristina, quien detalló la profesión de cada uno de los presentes arriba del escenario, dio varios minutos a la mayoría para que cuenten en primera persona su actual situación.

El primer orador fue Héctor, el dueño de una PYME de sweaters de la avenida Juan B. Justo, que aseguró estar “en crisis” y que en las cuadras que rodean a su comercio “cerraron 26 locales y caminando más por la avenida se pueden encontrar decenas más que han tenido que hacer lo mismo”.

“No sé qué nos va a pasar”, indicó el empresario, quien remarcó: “Antes había liquidaciones por stock, ahora es por cierre”. En tanto, hizo lo propio un peón de taxi, quien leyó una carta subrayando la falta de consumo en el sector “en los últimos 18 meses”. A su vez, una mujer, a cargo de un teatro local, apuntó contra la gestión del intendente Carlos Arroyo y la secretaría de Cultura, Silvana Rojas, a quien acusó de “vaciar la cultura marplatense”.

Tras las distintas exposiciones, donde la ex presidente delegó protagonismo para darle presencia a un sector de la clase media que enfatizan “haber sido castigados” por las políticas que lleva adelante el Gobierno de Cambiemos, la ex mandataria instó “a salir a la calle, abrir las orejas y que escuchen lo que está pasando”. Al mismo tiempo, destacó que se le diga “a la gente que hay una esperanza”.

El acto terminó con el canto del himno nacional y con una serie de fotos que Cristina accedió a tomarse, tanto dentro del teatro como fuera, donde una multitud la esperó con cánticos y pancartas. Cerca de cinco mil personas ocuparon la calle San Luis, desde Luro a Rivadavia, y la Peatonal San Martin, desde San Luis a Córdoba. Personal de tránsito municipal cortó sólo el flujo de los vehículos que circulaban hacía San Luis, optando únicamente continuar por Luro hacía la costa. No hubo inconvenientes al respecto.

En tanto, en la previa, el durante y el después, el merchandising fue moneda corriente. Remeras con la cara de Cristina o Evita, entre 100 a 200 pesos, banderas de 50 a 100 pesos, o bien el choripán, fueron algunos de los puestos más requeridos en una tarde, donde los comerciantes de la cuadra debieron cerrar por prevención y “por recomendación” de los organizadores ante posibles problemas.

En el acto estuvo presente en primera plana el concejal Marcos Gutiérrez, quien es precandidato para renovar su banca, en este caso con el flamante frente electoral de la ex presidente, quien volvió a una ciudad, que no frecuentó en muchas ocasiones durante su último mandato.

 

 

Comentarios