4° C
Clear
Clear

Dominé: “Hacía 4 años que no agarraba una pelota de básquet”

El histórico tirador, que se consagró en el Juego de las Estrellas junto a Lucio Redivo en la competencia de triples, reconoció que llevaba un largo tiempo sin practicar. “Cuando agarrás una mecánica, te queda para siempre”, explicó

Por LP

martes 25 de julio, 2017

La mano de Eduardo Dominé no se enfría. Su muñeca no se oxida. El histórico tirador, ídolo de Quilmes, volvió a demostrar la vigencia de su lanzamiento a los 49 años, al coronarse en la competencia de triples del Juego de las Estrellas, en dupla con el bahiense Lucio Redivo.

De entrada, el de Arrecifes mostró su mano caliente y guió al pibe para terminar con 19 puntos en la primera ronda, mientras que en la rueda final, con ambos encendidos, la efectividad subió a 24 puntos, para dejar sin chances a Leandro Masieri y al marplatense Marcos Mata.

En diálogo con El Marplatense, Dominé sorprendió con el dato de su inactividad: “Hacía 4 años que no agarraba una pelota de básquet”, contó. “Creo que cuando agarrás una mecánica de tiro, te queda para siempre. Y una vez que te motivás y entran los primeros tiros, es como que sale solo”, explicó, luego de “quemar” las redes de la cancha de San Lorenzo.

“La pasé 10 puntos, el juego estuvo muy bien organizado, fue muy dinámico. Fui con mi señora, mis hijas y con Matute, mi hijo. La pasé muy bien. Llegué temprano al estadio, me encontré con Lucio, que estaba muy ansioso. Le dije que se divierta y que se relaje. Pero es cierto que el juego es una cosa diferente y hay que agarrarle la mano”, relató el triplero.

Dominé también contó por qué tomó la decisión de empezar él a tirar. “Le dije a Lucio, para que se relaje, que empezaba a tirar yo. En el resto de las parejas, siempre arrancaron los jugadores vigentes. Tuve la suerte de arrancar metiendo”, señaló. “Era como que se tenía que dar. Además, metimos 24 puntos en la final. Estuvo muy bueno”, agregó.

A su vez, Dominé valoró el reconocimiento de propios y extraños.  “Fue una noche redonda. Después fuimos a comer y a festejar. Igual, lo más lindo es que me llamaron amigos y gente del básquet. Recibí mensajes de mucho cariño. Ese fue el premio más lindo”, cerró.

Comentarios