17° C
Rain
Rain

En un mes, la Federal recibió más de 70 denuncias por narcotráfico

Así lo revelaron las autoridades policiales de la División Antidrogas de la Policía Federal de Mar del Plata, al trazar un balance de las primeras semanas en las que se implementó en la ciudad la nueva línea telefónica para realizar denuncias. Aseguran que el 80 por ciento de los llamados que reciben son “veraces”.

Por Redaccion

domingo 8 de octubre, 2017

Desde la División Antidrogas de la Policía Federal de Mar del Plata destacaron la implementación de la nueva línea telefónica para poder denunciar casos de narcotráfico en la ciudad y señalaron que, en el primer mes, ya se registraron 78 demandas.

Al trazar un balance de su funcionamiento, altas autoridades consultadas por El Marplatense precisaron que durante las primeras cuatro semanas se recibieron, por día, entre tres a cuatro llamados, de los cuales se pudo comprobar su “veracidad” en un 80 por ciento de los casos.

A mediados de mes de agosto, la fuerza puso en funcionamiento el teléfono (0223) 493-0653, que está “exclusivamente” abocado a la recepción de denuncias vinculadas con maniobras de narcotráfico y que cuenta con un operador las 24 horas durante los 365 días del año.

Los agentes federales de la División Antidrogas destacaron la puesta en funcionamiento de esta línea, ya que explicaron que “permitió abrir una gran cantidad de causas”. Según se explicó, por mes, se busca realizar diversos allanamientos en dos o tres investigaciones.

Por otra parte, las autoridades confiaron que por disposición superior se resolvió entregar la custodia del predio de vehículos secuestrados a la Delegación, para que se puedan utilizar “todos los recursos humanos disponibles” y se focalicen las tareas en combatir el flagelo del narcotráfico.

En el marco de las tareas de prevención que se disponen, las fuentes consultadas por este medio revelaron que a partir de las próximas semanas se buscará lograr un “mayor acercamiento” con la comunidad escolar en todo el ámbito de la ciudad. La intención es que los efectivos de la fuerza puedan entablar nexos de comunicación “más directos” con las autoridades de los establecimientos educativos, para advertir posibles conflictos de venta o consumo de drogas.

 


 

Comentarios