10° C
Clear
Clear

Más de 600 inmigrantes de África atacaron la frontera española

Con lanzallamas, piedras y palos, cal viva y hasta excrementos contra los agentes fronterizos, lograron saltar la doble valla. Otros 200 “sin papeles” fueron interceptados por las autoridades.

Por Redacción

jueves 26 de julio, 2018

Con ayuda de cal viva, piedras, palos y hasta excrementos para disuadir a la policía, unos 600 migrantes del África subsahariana entraron este jueves en el enclave español de Ceuta, fronterizo con Marruecos, tras saltar la doble valla metálica que lo protege. Fue el asalto más violento y masivo de los últimos meses y desató graves incidentes

Según un portavoz de la Guardia Civil, cerca de 800 personas se proponían este jueves saltar la doble valla, erizada de cuchillas, desde Marruecos. Las autoridades de este país interceptaron a más de un centenar, y finalmente 602 lograron entrar en territorio español al amanecer. Algunos fueron devueltos a Marruecos, al ser interceptados entre las dos vallas o mientras estaban encaramados en las mismas.

Aunque estos incidentes “son siempre violentos”, ha habido un salto cualitativo, ya que “han empleado un método que no habían empleado antes, la cal viva“, comentó a AFP José Cobo, portavoz de la asociación de guardias civiles AEGC, que ha recibido el incidente con “preocupación”.

El incidente, registrado poco después de las 6.30 de la mañana (hora local) marca una nueva escalada de la presión migratoria que vive el sur de España. Es el salto más importante en Ceuta desde febrero de 2017, cuando en cuatro días más de 850 africanos entraron desde Marruecos en este enclave.

También supone esto el regreso de la presión migratoria por tierra a una España que ya es la primera puerta de entrada de migrantes por mar en Europa, tras el progresivo cierre de la ruta entre Libia e Italia, hasta hace poco la principal.

La Guardia Civil fustigó el uso de “medios virulentos”, ya que según detalló en un comunicado los migrantes lanzaron a los agentes “recipientes de plástico con excrementos y cal viva, spray a modo de lanzallamas, piedras y palos”.

Quince guardias civiles recibieron heridas “de diversa consideración”, y cinco de ellos requirieron atención hospitalaria por quemaduras en cara y brazos.

Muchos de los migrantes resultaron a su vez heridos en las manos y las piernas, al saltar la peligrosa doble valla, coronada de una alambrada cortante. Dieciséis tuvieron que ir al hospital, y los 586 restantes fueron al centro de internamiento de extranjeros (CETI) de la ciudad, precisaron la autoridades.

Fuente: Clarín.

Comentarios