12° C
Partly Cloudy
Partly Cloudy

El Papa Francisco declaró “inadmisible” la pena de muerte

El Pontífice aprobó una nueva postura ante la pena capital y ordena a la Iglesia abolirla en todo el mundo.

Por Redacción

jueves 2 de agosto, 2018

El papa Francisco aprobó este jueves la modificación del Catecismo católico para declarar “inadmisible” la pena de muerte y ha indicado el compromiso de la Iglesia en animar a su abolición en todo el mundo, informó la Santa Sede.

El prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Luis Ladaria Ferrer, señaló en un comunicado que ha sido autorizado por el pontífice para introducir la nueva postura ante la pena de muerte, recogida en el artículo 2.267 del Catecismo católico.

En el nuevo texto se subraya que “la Iglesia enseña, a la luz del Evangelio, que la pena de muerte es inadmisible, porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona, y se compromete con determinación a su abolición en todo el mundo“.

¿La Iglesia Católica aprueba la pena de muerte? Aunque parezca increíble, sí. El catecismo no excluye la pena de muerte, cuando ésta es la única solución para colocar al agresor en estado de no poder causar perjuicios y así mantener la perseverancia del bien común.

Y el artículo 2.267 del Catecismo es claro: “La enseñanza tradicional de la Iglesia no excluye, supuesta la plena comprobación de la identidad y de la responsabilidad del culpable, el recurso a la pena de muerte, si esta fuera el único camino posible para defender eficazmente del agresor injusto las vidas humanas”.

“Pero si los medios incruentos bastan para proteger y defender del agresor la seguridad de las personas, la autoridad se limitará a esos medios, porque ellos corresponden mejor a las condiciones concretas del bien común y son más conformes con la dignidad de la persona humana”.

“Hoy, en efecto, como consecuencia de las posibilidades que tiene el Estado para reprimir eficazmente el crimen, haciendo inofensivo a aquél que lo ha cometido sin quitarle definitivamente la posibilidad de redimirse, los casos en los que sea absolutamente necesario suprimir al reo “suceden muy rara vez si es que ya en realidad se dan algunos“.

Fuente: Clarín.

Comentarios