13° C
Clear
Clear

“La ley del arrepentido tiene un déficit ético, permite manipular”

El juez marplatense Juan Facundo Gómez Urso brindó detalles en diálogo con Radio Mitre Mar del Plata sobre el beneficio solicitado por 9 empresarios en la causa que investiga la trama de coimas develada en los cuadernos del ex chofer Oscar Centeno. Explicó que las excarcelaciones dictaminadas no se relacionan con esta figura.

Por Redacción

lunes 13 de agosto, 2018

El juez marplatense Juan Facundo Gómez Urso es coautor, junto al abogado César Sivo, del libro “Ley del Arrepentido”, por lo que brindó detalles este lunes en diálogo con Radio Mitre Mar del Plata de la aplicación de esta figura en la causa conocida como “los cuadernos de las coimas”, en la que, hasta ahora, 9 empresarios han solicitado este beneficio para aportar información en la investigación de un entramado de dádivas a cambio de contratos de obra pública durante los gobiernos kirchneristas. 

El magistrado aseguró que este mecanismo previsto en casos de corrupción por el Código Penal “tiene muchas críticas desde el sector especializado, porque el Estado tiene que negociar con un delincuente”. En su experta opinión, “la ley tiene un déficit ético porque establece que “el primero que declare, se beneficiará especialmente”, lo que “permite manipulaciones” y “conveniencias estratégicas”. Destacó que cualquier imputado puede requerir convertirse en “arrepentido” antes de la elevación de la causa a juicio oral.

En el mismo sentido, aseguró que, aunque es más fácil avanzar en la investigación recurriendo a esta figura, “se abre una puerta a los métodos tradicionales para aportar información, tales como escuchas, agentes encubiertos, denuncias anónimas”. “Esto implica romper con un sistema que nos defiende a todos. Tiene que haber cierta protección frente al Estado que tiende a desbordarse”, precisó.

La discusión parlamentaria para su inclusión dentro de la ley surgió tras la escandalosa detención del ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo José López al ser descubierto mientras intentaba esconder bolsos con 9 millones de dólares en un monasterio de General Rodríguez en junio 2016, hecho que derivó en un causa por enriquecimiento ilícito por la que actualmente está siendo juzgado. La figura del arrepentido ya existía en otras leyes penales como la de estupefacientes, aunque hay pocos antecedentes de sentencias en los que se haya aplicado.

“Es un beneficio que genera una reducción de pena, es una atenuante”, definió el mecanismo del arrepentido Gómez Urso, quien ejemplificó: “Si la pena del delito que se le imputa tuviese un máximo de 9 años y un mínimo de 6, quedaría en 6 y 2”. Aunque aclaró que “la pena se define en el juicio oral”, ya que recién en esa instancia “el beneficio cobra virtualidad porque los jueces van a decidir si lo aplican o no”. “El efecto primero que se busca es no quedar detenido. Pero el resultado final recién se va conocer en la última etapa del proceso”, destacó.

Sin embargo, el magistrado hizo hincapié en diferenciar la figura del arrepentido de las causales previstas por la ley para resolver la prisión preventiva de un imputado. “La libertad durante el proceso depende de otros aspectos, no de que se arrepienta. Una persona queda detenida antes de que lo condenen, si puede entorpecer la investigación o si se puede profugar, solo por esas dos razones”, explicó y agregó que “la libertad durante el proceso es interpretable, como todo en el derecho”.

Por otro lado, indicó que la información brindada “debe ser útil” para la investigación, lo que es “bastante difícil de corroborar en el momento de la declaración y solo se va definir en el juicio oral”. Asimismo, sostuvo que “los imputados “arrepentidos” pueden mentir, ya que no son testigos en la causa. “El Código Penal establece una pena de 4 a 10 años de prisión para los arrepentidos que den una información maliciosamente inexacta, pero no cuando la información es parcial, no hay consecuencias penales. En todo caso, no se verá beneficiado por el instituto del arrepentido”, concluyó.

Comentarios