16° C
Clear
Clear

Por decisión de Macri, todos los ministros serán voceros del Gobierno

Lo definió el presidente por consejo de María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. Es para que darle más intensidad a la defensa de la gestión.

Por Redacción

miércoles 5 de septiembre, 2018

Entre tantos reclamos, por primera vez Mauricio Macri escuchó un planteo que hasta ese momento sólo le hacían los opositores. El fin de semana fueron Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, dos de sus mimados, quienes apuntaron a la estrategia comunicacional trazada por Marcos Peña. Le propusieron descomprimir la figura de éste y exigirles mayor proactividad y presencia mediática a los ministros y legisladores de peso en Cambiemos.

El jefe de Estado tomó nota y este lunes, en la primera reunión del Gabinete reducido,pidió subir el perfil y defender toda la gestión, más allá de lo que sucede en cada área. Ahora quedan ministros con más volumen. Ya no tienen a Lopetegui y Quintana, van a tener más poder; pero también más responsabilidades. Una de ellas será explicar lo que estamos haciendo y el rumbo del Gobierno”, explicaron fuentes oficiales.

Hasta el viernes, Peña cumplía casi en soledad con esa tarea. Con Larreta y Vidal ocupados en sus jurisdicciones, el único que lo secundaba era Rogelio Frigerio. El resto de los ministros se limitaba a hablar principalmente de su cartera. Además, las apariciones de los funcionarios eran esporádicas y a “voluntad”. En su defensa, algunos ministros argumentaban temor a recibir retos desde Jefatura de Gabinete. Otros, en cambio, admitían cierta comodidad a la que aludían desde el peñismo. “Nosotros les damos toda la información, sólo tienen que estudiar un poco”, puntualizaban.

Con todo, Peña se transformó en el habitual vocero, incluso al cabo de cada reunión de Gabinete, donde confluían los 22 ministros. Pero la orden de Macri cambió el escenario radicalmente. En apenas unas horas, todos los ministros desfilaron por canales de TV, radios y prensa gráfica. Y, curiosamente, el único que no habló fue Peña. “Marcos va a bajar el perfil. Es un momento en el que el Gobierno tiene muchos desafíos y es importante que se pueda dedicar de lleno a la gestión”, explicaron cerca suyo. De ahí su silencio y la “oportuna” suspensión de su visita al Senado.

Así, al cabo de la primera reunión de Gabinete, fueron Frigerio y la fortalecida ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, quienes oficiaron de voceros. El ministro del Interior, el más activo, explicó la nueva estrategia en uno de los contactos que mantuvo con los periodistas. “Vamos a ir rotando. La idea de tener menos ministros es tener más participación también en la comunicación de las políticas de Gobierno, está más vinculado con eso”. Los duros embates que en los últimos meses el oficialismo recibió de la oposición casi sin ofrecer resistencia en los medios generó una autocrítica interna. “No podemos dejar que nos copen la cancha, tenemos que salir a jugar”, espetó, en términos futboleros, un funcionario de la denominada ala política.

El otro cambio importante en términos de gestión que impuso Macri es operativo: caídos Quintana y Lopetegui, quiere tener vínculo más directo con los ministros. Así, las reuniones de coordinación diarias, en las que ambos vicejefes de Gabinete oficiaban de “filtros” y lo ponían al tanto de la gestión, mutarán a cumbres periódicas con los ministros.

“Los que tanto se quejaron de Lopetegui y Quintana ahora van a tener que estudiar más: Mauricio es mucho más duro para tomarte examen”, indicó un funcionario ajeno a la Jefatura de Gabinete. Lo que todavía no está claro es el rol del flamante vicejefe de Gabinete -y ex ministro de Modernización- Andrés Ibarra. En principio se dijo que oficiaría de “auditor” de la gestión, una tarea con perfil más técnico que político, parecido al de Lopetegui y distinto al que había cobrado Quintana. “Pero no va a fiscalizar a los ministros. Su trabajo sería más de ayudar a Marcos en el día a día”, precisaron en el Gobierno, según destacó Clarín.

Comentarios