15° C
Overcast
Overcast

El ex jugador de Quilmes que se destacó en “El Marginal”

Marcelo Peralta fue una pieza importante para el “Tricolor” en la década del 90. En su nueva faceta de actor, hizo de Barney, la mano derecha de Mario Borges en la serie televisiva del momento.

Por Redacción

jueves 6 de septiembre, 2018

Marcelo Peralta fue uno de los protagonistas de las dos temporadas de El Marginal, una de las series del momento que acaba de finalizar su segunda temporada. En el pasado, durante su etapa como jugador profesional de básquet, fue una pieza importante en el Quilmes de los 90.

Peralta hizo el papel de Barney en la tira emitida por la TV Pública escrita por Adrián Caetano, dirigida por Luis Ortega y con Sebastián Ortega como productor ejecutivo. Su personaje es la mano derecha de Mario Borges en las dos entregas de la serie.

Antes de encarar esta faceta actoral, cuenta en su currículo con una amplia trayectoria en la Liga Nacional de Básquet. El pivote jugó, además de en el “Tricolor”, en Boca y Racing, entre otros, y se codeó con los hermanos Ginóbili, Milanesio, Campana, así como algunos jovenes que terminaron siendo de la Generación Dorada (Scola, Nocioni, Oberto).

Cuando empezó la década de los 90, Peralta se unió a Quilmes de Mar del Plata que había logrado recientemente el ascenso desde la Liga B. Allí jugó con el Sepo y Leandro Ginóbili, mientras veía “revolotear” por ahí a Manu, que ya comenzaba a demostrar nivel en Bahía.

“Los hermanos Ginóbili son unos genios, gente buena. Todos personalidades diferentes pero te matás de risa. Pasé muchas cosas. Ese Quilmes de Mar del Plata fue revelación. Pasamos un momento basquetbolístico muy bueno, le ganamos a equipos extraordinarios. Tengo lindos recuerdos”, le dijo Peralta en una reciente nota a Infobae.

Tras dejar su carrera como deportista, Peralta retomó la actuación que había iniciado en su juventud. El reconocimiento llegó con su papel en El Marginal, donde hizo de la mano “armada” de los Borges (Marito (Claudio Rissi) y Diosito (Nicolás Furtado).

Comentarios