15° C
Rain
Rain

De los “arbolitos” a los Cuadernos, la conexión en la mira judicial

La justicia investiga una red marplatense con distintos eslabones que relacionan la causa de “Intermediación Financiera” con el conocido caso de los “Cuadernos de la corrupción”. Amigos del poder, cuevas financieras, obra pública, lavado de dinero, condominios en Florida y cuentas bancarias en Andorra, algunas de las claves de un entramado que busca clarificarse en la ciudad.

Por Redacción

lunes 15 de octubre, 2018

En Mar del Plata se intensificó la investigación para clarificar la existencia, durante años, de una organización delictiva compuesta por funcionarios, empresarios “amigos del poder”, financistas y otros eslabones menores, pero “necesarios”, dedicada a enriquecerse mediante el presunto uso indebido de fondos públicos y el comercio ilegal de divisas extranjeras. Se trata de una investigación federal que contempla el trabajo de distintas fiscalías y juzgados y que podrían conectar las causas de “Intermediación Financiera” o también llamados “Arbolitos” con el conocido caso de los “Cuadernos de la Corrupción”.

Se busca establecer la confección de un circuito financiero paralelo orquestado desde las principales órbitas del Gobierno nacional anterior y continuado por una serie de actores directos e indirectos del sector privado para facilitar una maniobra oculta de lavado de dinero. En otras palabras, se cree que durante algunos años funcionó una asociación ilícita con claras vinculaciones con bancos internacionales en “paraísos fiscales” donde se realizaban “curiosas” transferencias millonarias a través del rol de reconocidas financieras locales.

Fuentes judiciales consultadas por El Marplatense, señalaron que uno de los hombres con mayor incidencia en esta supuesta red fue Daniel Muñoz, el ex secretario privado del ex presidente Néstor Kirchner. Consta en diversas causas la relación entre Muñoz y el marplatense Sergio Todisco, reconocido empresario del sector textil, quien es investigado por varias causas vinculadas al lavado de dinero durante la administración kirchnerista.

Según explicaron las autoridades, se sospecha que Muñoz le ordenaba a Todisco realizar transferencias en cuentas de distintas sociedades extranjeras con dinero que podrían pertenecer a la obra pública. “Se hacían transferencias a bancos de Andorra por cifras cercanas a los 2 millones de dólares”, comentaron al respecto.

Esas transferencias se originaban con la presunta complicidad de conocidas financieras locales, que poseen cuentas en distintos puntos del exterior. Todisco “era un habitual cliente”, con un investigado vínculo con sus propietarios. “Era un agente reciclador”, lo mencionaron.

Al respecto, en las últimas horas el Diario La Nación publicó que la policía de Andorra puso bajo la lupa dos casas de cambio argentinas que recurrieron a los servicios de la cuestionada Banca Privada de Andorra (BPA).

Las sospechas están puestas en Jonestur, una de las más importantes casas de cambio de Mar del Plata. También ocurre lo propio con la ya extinta financiera y casa de cambio Giovinazzo SA.

El análisis del Departamento del Tesoro de Estados Unidos detectó decenas de operaciones en el BPA que, a través de Jonestur, completó Todisco, sospechado de servir como testaferro de Muñoz y su familia para fugar millones de dólares de la Argentina, triangularlos a través de Andorra y girarlos a otros países, entre ellos, Estados Unidos.

Según consignó el matutino, esa información llegó al fiscal Carlos Stornelli, a cargo de las causas de los cuadernos de las coimas y el presunto enriquecimiento ilícito de Muñoz, y Federico Delgado, quien impulsa una de las investigaciones por el capítulo argentino del Lava Jato, como también a la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac).

Producto de las irregularidades, desde hace años que se ordenaron congelar en Andorra más de 800 cuentas bancarias, generando gran malestar en distintos marplatenses que “confiaron” en esos depósitos en el exterior. El portal Infobae indicó que estas dos casas de cambio debieron agilizar las gestiones para “destrabar” el dinero.

La vinculación con el país norteamericano hace referencia a los millonarios condominios obtenidos por Todisco y su ex esposa María Ortíz Municoy en el Estado de Florida, donde hay una investigación que busca constatar la creación de empresas offshore y negocios inmobiliarios gracias al accionar del fallecido Daniel Muñoz, hombre que se supone “fundamental” en la presunta asociación ilícita que es investigada en el caso “Cuadernos”.

En agosto,El Marplatense se contactó con los periodistas estadounidenses que lograron establecer mayores pruebas en contra de la pareja marplatense.  Se trata de Kyra Gurney y Nicholas Nehamas, dos investigadores del Miami Herald, que pudieron comprobar 25 millones de dólares en propiedades a nombre de empresas offshore, cuyos registros aparecían Todisco y  Municoy.

Los marplatenses son investigados por la AFIP y la Unidad de Información Financiera (UIF) a raíz de no poder justificar bienes inmuebles por 65 millones de dólares. Y ahí es donde se podría relacionar las maniobras de lavado de dinero correspondiente de la obra pública, a través de la gestión de Muñoz, uno de los principales mencionados en los Cuadernos del chofer Oscar Centeno.

Sobre la causa de Intermediación Financiera, los abogados que defienden a los 25 personas involucradas en el inicio del caso, solicitaron que la Corte Suprema de Justicia de la Nación de marcha atrás con la revocatoria de los sobreseímientos que había resuelto en diciembre pasado el tribunal de Casación Penal.

En una primera instancia, la Cámara Federal de Mar del Plata había anulado el procedimiento, en virtud de un supuesto error en un informe incluido en la causa por Gendarmeria. Sin embargo, los jueces  Gustavo Hornos, Mariano Hernán Borinsky y Juan Carlos Gemignani consideraron, entre otras cuestiones, que aquella circunstancia no revestía un vicio con entidad suficiente para nulificar el proceso.

En diálogo con Radio Mitre Mar del Plata, Laura Mazaferri, a cargo de la Fiscalía Federal N°1, había indicado que los investigados “hacían operaciones financieras marginales, por fuera del mercado formal de divisas”.

Consultada acerca de cómo actuaba la organización y sobre qué significa “Intermediación Financiera”, había respondido: “El delito de Intermediación Financiera es cuando alguna entidad funciona, como si fuese un banco, pero sin el permiso del Banco Central. Hacían varias operaciones como descuentos de cheques, préstamos y sin autorización del Banco Central. No había control del Estado. No había prevención, ante el posible lavado de dinero”.

Para los investigadores, “existían colocaciones de divisas como en paraísos fiscales como en Andorra”. “Para individualizar cada una de las operaciones, entre ellas la de Andorra, exige el análisis de una por una de la documentación secuestrada y de la apertura de los aparatos informáticos, donde se registraban esas operaciones”, había remarcado la fiscal, quien aclaró que estos trabajos “llevaron mucho tiempo y recursos”.

 

Comentarios