20° C
Partly Cloudy
Partly Cloudy

Internos de Batán fabrican tuberías con plásticos reciclados

Lo producido se destina a fibra óptica, riego y electricidad para el mercado local y nacional. 17 detenidos de régimen semiabierto aprenden un oficio con salida laboral. Solo uno de cada diez que participaron de este proyecto reinciden en el delito.

Por Redacción

sábado 20 de octubre, 2018

Los internos de cárcel de Batán trabajan en una particular fábrica instalada dentro de la Unidad N° 15, donde reciclan plásticos y producen tuberías de polietileno para infraestructura de fibra óptica, riego y electricidad, que abastecen tanto al mercado local como nacional.

En cuatro turnos de seis horas cada uno, de lunes a viernes completo y sábado hasta el mediodía, 17 detenidos de régimen semiabierto aprenden un oficio con salida laboral. Los hombres privados de su libertad, bajo la custodia del Servicio Penitenciario Bonaerense, fabrican unos 40 kilómetros de tritubo por mes, lo que equivale a unos 50.000 kilos de plástico.

La actividad que allí se desarrolla fue declarada de interés municipal, valorando el reciclado y la reinserción de los detenidos. Las autoridades destacaron que, solo reincidió en el delito, uno de cada diez internos que participaron de este proyecto.

“El objetivo es enseñar la actividad para salir al mercado laboral”, afirmó el presidente de la empresa Tuberías Mar del Plata de GOUUA SA, Julio Lotártaro, quien explicó que “aprenden el oficio de extrusor, que es complejo, exige capacitación, y que se aprende trabajando en la fábrica”. “La rutina de trabajo es lo que más le cambia la cabeza al interno. Tenemos menos de un 10% de reincidencia en la fábrica, hemos hecho un seguimiento y la mayoría se desempeña en alguna actividad afuera”, afirmó.

Entre las tareas que realizan los internos, se encuentra el manejo de la extrusora, máquina donde el plástico se derrite, se filtra y se vuelve a endurecer para tubería. Además realizan bobinado de manguera, filtrado de material, clasificación, control de calidad, carga y descarga.

El ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Gustavo Ferrari, sostuvo respecto al proyecto: “La responsabilidad que tenemos como Estado es ofrecer capacitación y cursos para que las personas detenidas tengan la alternativa de poder dedicar su vida honestamente, dejando atrás el error o paso en falso que pudieron haber tenido. Nuestra responsabilidad es que, al obtener la libertad, tengan un oficio o una profesión”.

“Se puede progresar sin delinquir”

 

Julio César Marín tiene 48 años y es un ex interno que trabaja en el penal. Desde la empresa decidieron mantenerlo como empleado una vez que recuperó la libertad el año pasado, y hoy es un ejemplo para el resto de los internos. “Cuando recuperé la libertad tuve la suerte de que la empresa me diera la oportunidad de seguir trabajando porque yo ya venía trabajando hacía casi dos años como interno, así que ya hace más de un año que estoy como encargado civil en la fábrica”.

Ahora estoy haciendo un curso de electricidad industrial. Es una mini carrera. Tengo la suerte de que la empresa me permite capacitarme y me viene bien. Si bien tengo mucho conocimiento práctico me faltaba ese respaldo teórico”, comentó Marín.

En cuanto a la relación con sus compañeros de trabajo, señaló: “Me toman como ejemplo, siguen mucho mi referencia de alguna manera. Hablo mucho con ellos. Acá en la fábrica adoptan la cultura del trabajo, la orden piramidal, hacemos ver que lo mismo que van a encontrar acá van a encontrar en una fábrica en la calle: cumplir un horario, desde limpiar hasta manejar una máquina. Son todos empleados, compañeros de trabajo y ven que se puede progresar sin delinquir”.

Comentarios