11° C
Mostly Cloudy
Mostly Cloudy

Alfonsín: “En transiciones democráticas, somos ejemplo para el mundo”

El hijo de Rául Alfonsín dialogó con Radio Mitre Mar del Plata para recordar el día en que el radical fue electo como presidente de los argentinos, al cumplirse 35 años del retorno de la democracia al país. “Siempre pensaba que el partido que ganara en el 83, perdería en el 89”, agregó.

Por Redacción

martes 30 de octubre, 2018

Ricardo Alfonsín dialogó con Radio Mitre Mar del Plata, en “Antes que sea tarde”, para conmemorar los 35 años que se cumplen este martes del triunfo de su padre, Raúl Alfonsín, en las elecciones presidenciales que marcaron el regreso de la democracia a la Argentina, tras más de siete años de gobierno de facto durante la dictadura militar más sangrienta de la historia del país.

Sobre aquel histórico domingo 30 de octubre de 1983, Alfonsín recordó sus sensaciones apenas supo del resultado que dio como ganadora del sufragio a la Unión Cívica Radical: “Lo vi con mucha ilusión y esperanza, como todos los argentinos. Después, con mucha preocupación. Yo ya pensaba en que no íbamos a poder resolver todos los problemas que heredamos. Siempre pensaba que el partido que ganara en el 83, perdería en el 89“.

“Sabía que iba a ser muy difícil esa transición, el costo político iba ser alto. Había muchas demandas sociales postergadas y muchos problemas económicos. La herencia era gravísima. La inflación heredada era del 700% anual, el déficit alcanzaba 15 puntos del PBI, solo había 250 millones de dólares de reservas, y el maíz y el trigo no valían nada. La tasa de interés que pesaba sobre la deuda estaba entre el 15 y el 20%, era muy difícil la situación, más allá de los errores que pudimos cometer después”, detalló respecto al cuadro con el que se encontró su padre al asumir el 10 de diciembre.

Pese a ese contexto adverso, Alfonsín destacó el proceso mediante el cual se dio paso al sistema democrático de gobierno. “En las transiciones democráticas, somos un ejemplo para el mundo. Yo lo he visto en Europa, se habla de Argentina como un ejemplo único, porque juzgamos a los que hasta hacía 24 horas nos gobernaban, nos mataban, nos torturaba, nos secuestraban y nos desaparecían. La sociedad pudo saber lo que había ocurrido, y eso fue lo que más aseguró la democracia y, también, lo que más la puso en riesgo. No se hubiera podido hacer eso sin el compromiso del Pueblo”, sostuvo en referencia al paradigmático juicio a las Juntas Militares.

El ex diputado nacional recordó que el traspaso del poder se adelantó de marzo al 10 de diciembre, por lo que su padre tuvo que trabajar “vertiginosamente” en el mes previo a su asunción. “Esos 40 días desde la elección, estuvo trabajando en un hotel con todos los equipos, decidiendo cuáles iban a ser los colaboradores de su gabinete. Ya pensando en las primeras decisiones, sobre todo, las que tenían que ver con enjuiciar a los militares”, describió.

A los dos días después que asumió, salió el decreto ordenado el enjuiciamiento de los principales responsables de la dictadura militar. Había presiones de todos lados para que eso no saliera, porque muchos creían que, de hacerse, volvería la dictadura y la violación de los derechos humanos. Pero derogamos la ley de autoamnistía, que no permitía que se juzgara a los militares. El justicialismo no quería su derogación, creía que no se podía hacer nada porque sino volvían los golpes y no había que correr ese riesgo”, describió sobre la génesis del juicio que permitió que 150 militares fueran a prisión.

“Lo más importante fue el juicio, que nos permitió asomarnos al horror de lo que había pasado en la Argentina. Lo que narraba el “Nunca Más” era una pesadilla. Hay que cuidar que la democracia no se degrade“, concluyó.

Comentarios