Mestre: “Hay un 30% de la población que no tiene cubierta la alimentación básica”

Así lo ratificó el Obispo de nuestra ciudad, Monseñor Gabriel Mestre, haciendo referencia a la situación crítica que atraviesa nuestro país, a la vez que manifestó su adhesión al pedido de la iglesia al Gobierno para que declare la emergencia alimentaria y nutricional.

Por Redacción

lunes 2 de septiembre, 2019

Ante el “severo aumento de la indigencia, la pobreza, la desocupación y el aumento indiscriminado del precio de los alimentos de la canasta básica”, la Comisión Episcopal de Pastoral Social le solicitó la semana pasada al Gobierno nacional que declare “en forma urgente” la emergencia alimentaria y nutricional.

Por este motivo se lo consultó a Gabriel Mestre, Obispo de nuestra ciudad, quien subrayó: “Lógicamente acompaño el pedido de la Comisión episcopal de Pastoral Social que actúa como organismo de la Conferencia de Obispos para poder plantear estas cuestiones y lo acompaño porque día a día con mis colaboradores en cada comunidad, los curas, los laicos, las laicas y los servicios de cáritas percibimos que realmente estamos en una situación compleja y que el Estado tiene que garantizar y focalizar un poco más esta cuestión, de un elemento que es básico en estas decisiones que son de carácter de emergencia. Se tiene que pensar en un país a largo plazo con otro tipo de decisiones, pero a la vez tenemos que saber contener y acompañar la emergencia directa”. Y agregó que “para la iglesia esta no es una cuestión de carácter partidario, sino que tiene que ver con el día a día, en tantas comunidades de nuestros barrios a las que queremos servir, acompañar y responder”.

En cuanto la desocupación, el aumento del precio de los alimentos de la canasta básica y otras medidas económicas, Mestre expresó que “no soy especialista, ni un analista en medidas, por lo que trato de no meterme. Habrá que tomar todas las medidas, pero que las más visibles no tapen esta necesidad cotidiana básica que tenemos en un 30% de la población, lo cual es altísimo de no poder tener cubierta la alimentación básica. Pensemos en los niños, los adolescentes, los jóvenes y las consecuencias que implican no tener una adecuada nutrición”.

Haciendo foco en Mar del Plata y los reclamos que se vienen realizando por estos días, la toma del Polo Obrero en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación que funciona en el Unzué, el Obispo declaró que “son emergentes de la misma situación. Con perspectivas ideológicas diferentes. Puedo compartir el análisis, no así algunas metodologías. Tenemos que responder de manera inmediata en la contención y buscar las directrices que marquen de alguna manera que esto no vuelva a acontecer”.

Respecto a las acciones solidarias por parte de la iglesia, como el desfila den la Parroquia La Asunción y las clásicas colectas de Cáritas, Monseñor Mestre destacó que “pese a la crisis de este año, aumentó un 37% la colecta de fondos solidarios. Hay una actitud altamente positiva, la creatividad de la caridad y la solidaridad se expresa en la gente cuando hay situaciones más difíciles. Mucha de la gente que trabaja acompañando a los más pobres también es pobre o clase media baja que ha tenido dificultades muy serias con esto, y sin embargo siguen aportando. El desfile de la Parroquia La Asunción, destinado a todas las Pastorales caritativas ha sido significativo ya que subió el porcentaje de ingresos como así también la colecta de Cáritas con respecto a las del año pasado. Si bien no le ganamos a la inflación, se aportó más que el año anterior y este año está mucho más complicado. Me pone feliz que, a pesar y en medio de las crisis, el corazón de muchas personas busca ser solidario y acompañar al que menos tiene”.

Comentarios