Plantaron los primeros frutales en el Vivero Forestal El Tala

La acción estuvo a cargo de Servicios Urbanos y del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria.

Por Redacción

jueves 18 de agosto, 2016

En el marco de las acciones llevadas a cabo con motivo del “Mes del árbol”, se hicieron las primeras plantaciones de frutales acordadas con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), según un convenio rubricado recientemente para la creación de un monte experimental y educativo en el Vivero Municipal Forestal El Tala.

Durante la jornada, de la que participaron técnicos forestales del vivero municipal, del Dirección de Espacios Verdes del Enosur, del INTA –Agencia de Extensión rural Mar del Plata-  y docentes de las escuelas agropecuarias de Mar del Plata “Nicolás Repetto” y de Coronel Vidal, “Nicanor Ezeiza”, se realizaron charlas y reconocimiento de especies.

En cuanto a las plantaciones de frutales, las mismas forman parte de la primera etapa del monte frutal experimental y educativo del partido de General Pueyrredon, que se acordó en abril último mediante un convenio rubricado entre el INTA y la Municipalidad con la doble finalidad de cumplir con objetivos formativos a la vez de destinar lo producido a instituciones municipales como comedores, escuelas y hogares de ancianos.

En esta primera etapa se plantaron 22 especies, entre ellas, almendros, ciruelos, duraznos, damascos y limoneros, en un espacio disponible para todo el proyecto de 1.350 metros cuadrados del vivero, el cual posee cortinas de árboles en el entorno y un sistema de riego instalado que favorecen los cultivos y cuenta con personal especializado para su mantenimiento y relevamiento de datos.

Foto MGP - Ente Servicios Urbanos e INTAPLANTACIÓN CON ALUMNOS Y DOCENTES DEL “COYUNCO”

Técnicos de la Dirección de Espacios Verdes del Enosur estuvieron con alumnos y autoridades del Jardín de Infantes 924 y la Escuela Primaria 8 “Francisco Laprida” del barrio El Coyunco y miembros de la Asociación Comunidad Cultural “Kaui Antu”, en una nueva jornada de plantación de árboles.

Tras hacer una ceremonia de agradecimiento y entregar ofrendas a la Madre Tierra, se realizó la plantación de un roble, fresnos y esquejos de sauces, éstos últimos extraídos de un trabajo de poda y limpieza que se realizó con anterioridad con el curso de Jardinería que dicta la Escuela de Formación Profesional  6, en el jardín de la Biblioteca Pública Municipal.

“El esquejo es una parte del árbol, de esa manera se genera el lazo entre la Biblioteca, ‘Kaui Antu’ y el Jardín de Infantes”, sostuvo Analía Pérez, su directora y “es parte de esta propuesta, que dispara a hacer múltiples actividades. El árbol es parte de la vida y educar a los chicos por y para la naturaleza es fundamental”, señaló, en particular dentro de la institución donde la matrícula se compone mayormente de familias de origen boliviano que “trabajan y se desarrollan en comunión con la naturaleza con conocimientos milenarios de flora y fauna que les transmiten a sus hijos”.

“Desde el Jardín de Infantes trabajamos en una propuesta de alfabetización comunitaria, donde todos tenemos algo para enseñar”, indicó Pérez.

“Nuestro objetivo es volver a hacer el encuentro entre las poblaciones minoritarias indígenas y la población más ‘occidentalizada’ ya que vivimos en el hemisferio sur regidos por el calendario del hemisferio norte. Vivimos al revés”, comentó por su parte, Julio Tello de Menezes, de la Asociación Comunidad Cultural  “Kaui Antu”.

Los ejemplares, al que se sumó un ombú donado por el museo Casa Bruzzone, fueron pensados en función de constituirse como árboles de vereda que pudieran generar, principalmente, sombra para los chicos, una necesidad planteada por directivos de la escuela.

 

 

Comentarios