Turquía envió más tanques a Siria

Al menos otros 10 vehículos de combate turcos y maquinaria pesada cruzaron la frontera un día después de la expulsión de fuerzas yihadistas.

Por Redacción

jueves 25 de agosto, 2016

Al menos otros 10 tanques turcos y maquinaria pesada cruzaron este jueves la frontera hacia Siria, un día después de que rebeldes sirios apoyados por tropas y tanques de Turquía expulsaron al grupo Estado Islámico (EI) de la norteña ciudad siria de Yarabulus, informaron medios turcos.

Los tanques se sumarán a una veintena que cruzaron la frontera el miércoles en el marco de la operación militar Escudo del Éufrates, con la que el gobierno turco busca erradicar de una zona del norte de Siria, al oeste de ese río, tanto a los extremistas del EI como a milicias kurdas enemigas de Turquía.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo que la ofensiva había permitido arrebatar Yarabulus al EI, y los rebeldes aliados de Turquía afirmaron que los yihadistas se habían replegado hacia el suroeste, hacia la ciudad de Al-Bab, que está en su poder.

El nuevo contingente de tanques entró en Siria a través de la ciudad fronteriza turca de Karkamis, seguido de 10 vehículos blindados y maquinaria pesada, informó un corresponsal en el lugar de la cadena de noticias turca CNN Türk.

La operación es la más ambiciosa y la intervención más directa de Turquía en cinco años y medio de una guerra en Siria cada vez más internacional, en la que ya actúan Estados Unidos y las principales potencias occidentales, además de Rusia, combatientes iraníes y del grupo libanés Hezbollah, aliados del gobierno sirio.

La ofensiva está coordinada con la coalición internacional contra el EI que encabeza Estados Unidos, y conquistó Yarabulus en menos de 15 horas y tras encontrar escasa resistencia del EI, que desde hace meses está perdiendo terreno tanto en Siria como en el vecino Irak.

La ofensiva generó temores de un enfrentamiento entre las fuerzas turcas y la milicia kurda del YPG, que está apoyada militarmente por Estados Unidos y que ha sido hasta ahora una de las fuerzas más efectivas en el combate al EI en el norte de Siria.

Gracias al apoyo norteamericano, el YPG tomó en los últimos meses una estratégica ciudad al sur de Yarabulus desde donde se disponía a marchar sobre ésta, y la operación de Turquía se interpretó como un intento de capturar esta localidad antes de que lo hicieran los kurdos.

Ankara está preocupada por la presencia en la zona fronteriza del YPG, al que vincula con separatistas kurdos de Turquía, y ha exigido que la milicia se replieguen al este del río Éufrates.

El YPG condenó la invasión turca y dijo que Ankara lo pagará caro, al igual que el gobierno sirio que calificó de “violación flagrante” de su soberanía la decisión de su vecino del norte.


 


 

Comentarios