Un chico de 13 años mató a balazos a un ladrón

El delincuente ingresó a la vivienda en el Partido de Moreno con fines de robo junto a otras cuatro personas. El menor le efectuó dos disparos con un arma de su padre, mientras amenazaba a su madre.

Por Redacción

miércoles 26 de octubre, 2016

Un chico de 13 años mató a balazos a un delincuente que entró a su casa a robar en la noche del martes junto con al menos cuatro hombres. El hecho sucedió en localidad bonaerense de Francisco Álvarez, en el partido de Moreno, cuando la madre ingresaba a la vivienda.

En la casa ubicada en la calle Tirso de Molina, a dos cuadras de la colectora de la Autopista del Oeste, alrededor de las 21.30, la madre de familia fue sorprendida por un delincuente al ingresar al garaje a bordo de su Chevrolet Agile blanco.

La mujer ingresó rápido a la casa, accionó la alarma vecinal e intentó cerrar la puerta, pero aparecieron al menos otros cuatro hombres armados que no se lo permitieron. A las patadas, entraron a la casa, la redujeron y le exigieron dinero en dólares.

El hijo de 13 años, que estaba en la casa, advirtió la situación y con pistola de su padre que estaba cargada en un mueble, salió en defensa de su madre. Efectuó dos disparos que impactaron en uno de los ladrones.

Por su parte, el delincuente también disparó sin llegar a balear al chico, pero le provocó un roce de bala en el cuero cabelludo a su hermano de 11, como consecuencia de un rebote.

El delincuente herido cayó muerto en el umbral de la casa, y sus cómplices huyeron en un Volkswagen Voyage gris.

A pocos de suceder el hecho, arribó el padre y la policía, quienes alcanzaron a ver el vehículo en el cual escapaban los delincuentes. El auto fue hallado abandonado y se estableció que tenía pedido de secuestro por haber sido robado en la zona el 23 de octubre.

De acuerdo con los peritos, el delincuente muerto estaba tenido boca abajo y presentaba un orificio de bala en la región pectoral derecha y otro en región torácica posterior izquierda. Tenía colocado un chaleco antibala con la inscripción Policía, no llevaba documentos y se secuestró un revólver lechucero cargado con cinco cartuchos.

En el interior de la vivienda las pesquisas encontraron una vaina calibre 9 milímetros, otra calibre 11.25 y un plomo deformado, también 11.25.

Además, por orden judicial, se secuestró la pistola Taurus calibre 9 milímetros del padre del chico, que está debidamente registrada.

La causa está a cargo del fiscal del Fuero Penal Juvenil de Moreno, Pedro Marchetti, quien consideró que el menor actuó en legítima defensa.

Fuente: Télam


Comentarios