Polideportivo: cambiar el piso cuesta un millón y medio de pesos

Guillermo Volponi, titular del Emder, reconoció el evidente deterioro del parquet, aunque remarcó que el Municipio no dispone del dinero para las reformas

Por Redacción

miércoles 9 de noviembre, 2016

"Nunca vi al Polideportivo así, tan deteriorado". La apreciación del entrenador de Quilmes, Javier Bianchelli, va en línea con lo que piensan todos los protagonistas de los dos equipos marplatenses que participan en la Liga Nacional de Básquet. El parquet de uno de los estadios más importantes del país atraviesa su peor momento y, de acuerdo a la realidad económica del Municipio, no parece sencillo lograr un cambio en el corto plazo.

"Es una lástima, a mi me da pena. El piso debe ser uno de los peores del país. La bola no pica bien, las tablas están flojas", graficó Bianchelli. No obstante, no se necesita pisar el parquet para advertir una falta de cuidado que se observa a simple vista. Inclusive, integrantes de la delegación de Bahía Básket, que visitó el estadio en los últimos días, se mostraron sorprendidos por la falta de limpieza del escenario, que se utiliza con alta frecuencia para múltiples eventos.

CAMBIO DE PISO: MÁS DESEO QUE CHANCE REAL

El titular del Ente Municipal de Deporte y Recreación (Emder), Guillermo Volponi, reconoció el deterioro del Polideportivo en diálogo con El Marplatense. "El paso del espectáculo Stravaganza en 2015 dejó mal el piso de la cancha", recordó el funcionario. "Estamos pensando hacer un cambio de piso, pero cuesta un millón y medio de pesos", explicó.

No obstante, Volponi indicó que el Municipio debe conseguir la mitad del dinero presupuestado. "La otra mitad la pagaría la ejecución de la garantía del seguro", señaló.

La situación del Polideportivo forma parte de un contexto económico complejo. Y la realidad marca que el Municipio está en problemas para afrontar cualquier tipo de gasto. “El Emder tiene una deuda de más de 20 millones de pesos, que es una herencia de la gestión anterior”, argumentó Volponi. Mientras tanto, lo que hace poco tiempo era un escenario de lujo, hoy aparece como una de las canchas en peor estado para jugar básquet de Liga Nacional.

 


 

Comentarios