Licencias truchas: Bal podría ser condenado a tres años de prisión

Según señaló el fiscal a cargo de la causa, el actor podría ser condenado por el delito de "uso de instrumento público falso", Habría tramitado la licencia de manera irregular.

Por Redacción

jueves 17 de noviembre, 2016

El actor Federico Bal irá a juicio oral y podría recibir una condena de al menos tres años de prisión si se comprueba que tramitó una licencia de conducir de manera irregular. Lo indicó el fiscal de Delitos Económicos, Fernando Berlingeri, en diálogo con Radio Mitre Mar del Plata.

Según el fiscal, está imputado por el uso de instrumento público falso: "Eso es un delito, si bien no tiene la misma imputación que los funcionarios públicos que expidieron su licencia, que tienen mayor responsabilidad y otras penas posibles, es un delito, en este caso, agravado por tratarse de una licencia de conducir. La pena de prisión arranca en los tres años".

El fiscal manifestó que "lo que está acreditado a lo largo de toda la investigación es que Bal concurrió al lugar donde se iba a expedir la licencia, pero no hizo los trámites que tenía que hacer. La licencia fue expedida como si fuese una original, con un domicilio en Mar del Plata, siendo que vivía en Buenos Aires, y se dejó constancia de que había rendido el examen práctico con un auto y una moto determinados, que luego se acreditó que, efectivamente, ninguno de esos dos vehículos fue utilizado por Bal, quien no rindió ningún examen y se le expidió igual la licencia".

Para Berlingeri, el carnet de conducir en cuestión "tenía todas las características de una licencia legal, y lo es, es válida desde el aspecto formal", pero es "ideológicamente falsa" porque no se concretaron los trámites previos necesarios para su expedición. "La licencia está acreditando que la persona está en condiciones de conducir un vehículo cuando en verdad no cumplió con ninguno de los requisitos previstos para poder hacerlo", sostuvo el fiscal.

El fiscal explicó que la causa que investiga a Bal no fue unificada a la causa original por "licencias truchas" porque "se detectó posteriormente, cuando el primer proceso ya estaba muy avanzado". Ambas causas involucran a tres funcionarios públicos, por lo que se estima que en un futuro, "se acumulará a la original para no tener que hacer dos debates con numerosas pruebas en común".

"Esta causa se tramita por separado porque se advirtió de la existencia de una licencia ideológicamente falsa con posterioridad al avance del otro proceso, por lo que no fue posible acumularlos, si bien tres de los imputados coincidían", detalló Berlingeri.

Durante el verano de 2015, a través de un control de alcoholemia realizado a Bal se detectó que su licencia "estaba dentro de la auditoría que se hizo en el marco de la otra causa, cuando se revisaron las licencias expedidas en determinado lapso de tiempo". La licencia del actor se encontraba dentro de las sospechadas de ser alcanzadas por alguna irregularidad.

 

 


 

Comentarios