La UNESCO declaró al yoga Patrimonio de la Humanidad

La decisión fue tomada este miércoles por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, en el marco de las sesiones que realiza el organismo en Addis Abeba, Etiopía.

Por Redacción

jueves 1 de diciembre, 2016

El yoga fue declarado este jueves Patrimonio oral e inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). La decisión fue tomada en el marco de las sesiones que realiza el organismo en Addis Abeba (Etiopía) que se extenderán hasta el viernes.

En el yoga, una de las más antiguas prácticas saludables de la India que se ha expandido por todo el mundo, el “prana” -la energía que se obtiene con la inhalación del oxígeno- es primordial y durante la práctica llamada pranayama, el yogui dirige el flujo del prana hacia abajo, hacia el plexo pélvico, donde se mezcla con el apana, el aire que se encuentra en el intestino inferior.

Cuando el flujo del prana y del apana se juntan, el canal central de la columna vertebral, en la parte superior de la cabeza, se alcanza el samadhi, la iluminación, lo que es la meta de toda práctica yóguica.

La noticia de que el yoga fue declarado Patrimonio de la Humanidad fue celebrado por la Federación Argentina de Yoga, cuya presidenta -Eugenia Salas- impulsa la decisión de llevar el yoga a las escuelas de todo el país.

“Por el momento, se ha avanzado en la firma de convenios con los Ministerios de Educación de la Ciudad de Buenos Aires y de cuatro provincias: San Juan, Mendoza, Chubut, y Santa Fe”, dijo Miriam Bieladinovich, secretaria general de la institución.

La Federación, miembro del Comité Olímpico Argentino y de la Confederación Argentina de Yoga, cuenta con 40 asociaciones, 400 centros y 10.000 profesores recibidos en la institución.

“Unas 85.000 personas toman clase en algunas de las asociaciones que la federación tiene en todo el país”, precisó la secretaria de la federación, quien auguró un futuro con yoga como parte de la currícula escolar.

“Queremos propiciar la práctica de un yoga laico y lúdico para los alumnos de las primarias y secundarias de todo el país”, completó Bieladinovich.

Para Graciela Meghinasso, fundadora de Filosofía y Arte para la Vida, una entidad que propone “un cambio de vida, el yoga es un estilo de vida, un camino que se abre a través de la meditación, la relajación y la respiración”.

“El objeto del yoga es alinear la energía mental con la espiritual. No importa la edad, solo hace falta querer tener una mente clara, una atención perfecta, y un estado de concentración que posibilite no identificarse con los factores externos”, señaló.

Fuente Télam.

 


 

Comentarios