La Iglesia local considera “muy preocupante” el alto índice de pobreza

El Obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino, señaló que “hay que buscar la solución de esos problemas en la raíz y tratar de paliarlos en lo inmediato”.

Por Redacción

jueves 22 de diciembre, 2016

El Obispo de Mar del Plata, Monseñor Antonio Marino, hizo un balance de la situación social de la ciudad en el cierre de año. Tras un saludo protocolar con el intendente Carlos Fernando Arroyo en el marco de las Fiestas, Marino aseguró, en diálogo con El Marplatense, que miran “con preocupación la situación de tanta gente a la cual no le alcanza lo que percibe para vivir con dignidad. Esa cifra de un tercio de la población que está en la pobreza es muy preocupante”.

También remarcó otros problemas presentes en la agenda como la criminalidad y las adicciones. “Hay que buscar la solución de esos problemas en la raíz y tratar de paliarlos en lo inmediato”, sentenció.

Más allá de complejo contexto social, Marino recordó: “Los cristianos nos planteamos siempre las cosas con esperanza. Tratamos de llenarnos de buena voluntad ante los problemas innegables que tiene la sociedad”.

En el marco de las festividades de fin de año, muy arraigados a la cultura occidental y católica, el obispo describió el pesebre como “la solidaridad de Dios con nuestro problema. Él nace en la marginación para dar ánimo. No trae soluciones mágicas, sino que nos da fuerzas para que nosotros las busquemos, para que pongamos buena voluntad y confiemos en los principios básicos de humanidad”.

Por último, Marino indicó que trata de “tener una actitud de colaboración con todo signo político. La he tenido con el anterior intendente, la debo tener también con el actual”. En ese sentido, resaltó dos pilares de la Iglesia: colaboración y autonomía. “Si no tuviéramos autonomía, la Iglesia no hubiese atravesado veinte siglos. Pero si no tuviéramos colaboración, no seríamos la Iglesia Católica”, concluyó.

 


 

Comentarios