El sector maderero cierra un año con fuerte caída en las ventas

Tras la realización del 135º Congreso Nacional , los empresarios locales realizaron un balance de lo ocurrido en el sector durante el 2016.

Por Redacción

sábado 24 de diciembre, 2016

Tras la realización del 135º Congreso Nacional Maderero , los empresarios locales realizaron un balance de lo ocurrido en el sector durante el 2016.

“Mar del Plata y la zona no escapa a esta realidad. Hay un descenso que se vincula con la retracción del consumo interno en el país”, manifestó Carlos Fadón, presidente de la Cámara de la Industria de la Madera de Mar del Plata y agregó “las decisiones de compra de productos madereros se ven afectadas ante caídas del salario real o por contextos de incertidumbre sobre la actividad”

La actividad foresto industrial en 2016

En lo que va del 2016, FAIMA (Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines) estima una caída de ventas cercana al 30%;  similar perspectiva se observa en el sudeste de la provincia de Buenos Aires  estimación que varía según el tramo de la cadena de valor que se observe.  Fueron partícipes la Ing. Lucrecia Santinoni, Subsecretaria de Desarrollo Foresto Industrial del Nación y la Lic. Carolina Castro, Subsecretaria PyME de la Nación y Carlos Fadón, Presidente de CICMA y del Congreso.

En materia de comercio exterior, tras un primer semestre preocupante en cuanto a incrementos de importaciones, en la segunda mitad del año las compras internacionales vinculadas a la cadena de valor foresto industrial han morigerado el ritmo de crecimiento, salvo algunas excepciones vinculadas a factores estacionales u otras cadenas. Sin embargo, el ingreso de productos madereros del extranjero es un factor a seguir de cerca; según remarcó Pedro Reyna, Secretario General de FAIMA: “Las expectativas negativas sobre el crecimiento del consumo y el producto hasta el primer trimestre de 2017 restan presión sobre la expansión de importaciones en el corto plazo. No obstante, en la medida que la economía se recupere, es importante que se aceiten mecanismos para que la demanda se oriente a la producción local. En este sentido, vemos de forma positiva la ampliación del programa “Ahora 12” a “Ahora 18” y  estamos a la espera de nuevas medidas de estímulo”.

A este escenario de caída de ventas se suma un incremento sostenido de costos, lo cual reduce los márgenes de rentabilidad del sector. Las materias primas e insumos, que explican 1/3 de los costos del sector, se incrementaron 42% en promedio para el subsector de aserrado y 34% para el mueblero en lo que va del año. A este respecto, Reyna explicó que hay dos elementos que profundizan la presión sobre la rentabilidad señalando que “la carga impositiva, de fuerte peso sobre las PyMEs, condiciona el panorama de rentabilidad e inversión. Y a esto hay que agregarle la persistencia de una alta informalidad, que compite deslealmente fronteras adentro con la PyME formal, condicionando incentivos y la expansión de la actividad”

Los datos compartidos surgen de los primeros resultados del Observatorio de la Madera y el Mueble (OIMyM), primera iniciativa integral de información estadística de la cadena foresto industrial. Los primeros guarismos, que surgen de una encuesta muestral a 480 empresas foresto industriales de todo el país, fueron presentados en el Congreso, dando así el primer paso en “saldar el histórico faltante estadístico de la cadena de valor foresto industrial, en orden de mejorar la toma de decisiones de los empresarios del sector y mejorar la interlocución con el sector público” en palabras de Leandro Mora Alfonsín, Director Estratégico de FAIMA.

 


 

 

Comentarios