Municipio-Fomentistas, entre el optimismo oficial y el desencanto vecinal

Si bien desde la gestión consideran a las Sociedades de Fomento como un “nexo fundamental” con la comunidad, los vecinalistas sienten “destrato” por parte de las autoridades.

Por Redacción

sábado 24 de diciembre, 2016

Los convenios entre el Municipio y las Sociedades de Fomento son una política de estado que se mantiene vigente desde hace más de cincuenta años. El sistema se implementó a principios de los 60 y, con matices, lo han conservado funcionarios de distintos partidos políticos hasta nuestros días. Sin embargo, los fomentistas están desencantados con las condiciones actuales del convenio y afrontan diversas dificultades económicas para realizar diferentes tareas en los barrios.

El presidente de la Federación de Sociedades de Fomento, Heraldo García, señaló en diálogo con El Marplatense que “con este destrato que tienen las sociedades de fomento es como si quisieran retirar este sistema y no proponen nada alternativo”.

“Éste año se empezó sin cobrar ninguno de los convenios hasta que en el mes de mayo se hizo un acuerdo para que no se cortara el pago de convenios y se acordó que antes de fin de octubre nos sentábamos a charlar el tema de la deuda. Los pagos se efectuaron mes a mes, pero lo único que hicieron fue paliar un poco la situación de los empleados. Ahora se nos generó un problema con deudas impositivas, de aportes y de obras sociales, que van más allá de los sueldos”, explicó el referente de los vecinalistas.

El acuerdo firmado en mayo significó un aumento del 18,5% del convenio, mientras que los empleados de las entidad tuvieron un aumento del 41%. En ese sentido, García aseguró que el convenio quedó muy atrasado y, a su vez, que terminan el año con una deuda de entre 8 y 18 meses, según cada asociación.

“Ahora están ofreciendo de nuevo un 18% para el año que viene. Está muy complicada la situación. Hay entidades que están pensando en entregar los convenios porque no se puede seguir con estos valores. Trae más problemas que soluciones para los barrios, pero sabemos que si se entregan los convenios, la Municipalidad no va a hacer las tareas que hacen las Sociedades de Fomento en el barrio”, confesó.

En este marco, en relación al presupuesto 2017, la Federación de Sociedades de Fomento realizó un estudio de costos en conjunto con un grupo de extensión universitaria de la Facultad de Ciencias Económicas, llamado Fomento de Herramientas para la Autogestión.  El mismo arrojó una cifra de alrededor de 60% de aumento para el 2017, para volver a tener los índices de 2015, que distan de un contexto ideal para los fomentistas. El informe fue presentado a los presidentes de bloque del Concejo Deliberante, al intendente y  al secretario de Hacienda.

“El año que viene con una inflación del 43%, nos van a dar 18%, otra vez se va a reducir la capacidad de compra. En varias entidades no van a poder seguir trabajando.”, advirtió García e indicó que en este contexto se dificulta “poder pagar los sueldos como corresponde y los aportes de los empleados”. De hecho, se ha reducido significativamente el trabajo que realizaban en los barrios porque el dinero no alcanza.

“Están tratando de quitar este servicio para los barrios y dejar hipotecadas a muchas entidades que tienen estas deudas que han adquirido para poder solventar el tema del convenio”, sentenció García.

Asimismo, el titular de la entidad aclaró que “el 60% de aumento que se solicita para las Sociedades de Fomento equivale a 1.200.00 pesos por mes más de gasto para la Municipalidad”.

Por su parte, el director general de Asuntos de la Comunidad, Marcelo Carrara, expresó, en diálogo con este medio, que las Sociedades de Fomento son “un nexo directo con el ciudadano, los vecinos de los diferentes barrios. Es un puente ideal y la idea es ordenarlo y potenciarlo”.

Sin embargo, agregó que “al haber un vínculo con fondos públicos, es fundamental que esté ordenado a nivel jurídico contable”. En este punto, Carrara recordó que cuando asumieron “la deuda del Municipio con las Sociedades de Fomento variaba entre 10 meses y algunas más de un año”.

“Por suerte durante este año fuimos achicando un poco esa diferencia. Desde junio se garantizó un pago todos los meses. Ya hace seis meses que se está haciendo un pago todos los meses. Eso no quita que se sigue arrastrando la deuda contraída en la gestión anterior”, reconoció.

Además, Carrara puntualizó: “Éste año trabajamos mucho en el ordenamiento general de la situación entre las Sociedades de Fomento y la Municipalidad. En primer lugar, solicitando toda la documentación relacionada con personería jurídica. Para nosotros es muy importante saber el estado actual de personería jurídica de cada asociación vecinal”.

Por último, el titular de Asuntos de la Comunidad adelantó que para el próximo año “la idea es reforzar este contacto, llevar a cabo diferentes actividades en cada asociación y potenciar las reuniones con las diferentes dependencias municipales para articular con las necesidades que hay en cada barrio”.

Hay una larga brecha entre el hartazgo y la resignación de los fomentistas y el ordenamiento y el optimismo de la Municipalidad. Si bien desde el Ejecutivo aseguran que valoran estas entidades, los vecinalistas no lo consideran así. Al contrario, temen que ante este “destrato”, algunas asociaciones no continúen con el convenio.

Comentarios