Quilmes y el valor de pertenecer

El “Cervecero” estuvo muy cerca de no continuar en la Liga Nacional de Básquet en 2016. Sin embargo, pudo afrontar la competencia y terminó el año feliz

Por Redacción

sábado 24 de diciembre, 2016

Jugar en la elite del básquet argentino es un privilegio. Se sabe que, por cuestiones económicas, a la Liga Nacional no la juega el que quiere, sino el que puede. En 2016, Quilmes estuvo muy cerca de dejar de pertenecer a la competencia. Esta vez, no por lo deportivo: había una deuda grande y no había forma de seguir. Sin embargo, el ingreso de dinero por las partidas de Tayavek Gallizzi a Quimsa y Luca Vildoza a Baskonia (se irá al final de la temporada, pero la operación se cerró en agosto) le dieron aire a Quilmes para continuar.

Tras una floja campaña en última temporada de Leandro Ramella, uno de los entrenadores más exitosos de la historia del club, y asegurada su continuidad en la Liga, Quilmes eligió como entrenador a Javier Bianchelli, un hombre de la casa, que regresó dispuesto a afrontar las dificultades de la austeridad. Ya sin el goleador Walter Baxley, Luca Vildoza, la “joyita” del club, quedó como jugador franquicia, rodeado por un símbolo como Diego Cavaco y un extranjero rendidor como Ivory Clark.  Además, hubo mudanza y la localía se trasladó al Polideportivo.

En ese contexto, Quilmes terminó el 2016 con buenas sensaciones. Bianchelli acertó con Eric Flor –toda una revelación-, Tracy Robinson potenció al equipo y Vildoza y Enzo Ruiz estuvieron a la altura. El equipo terminó el año con un récord de 10 victorias y 13 derrotas y ganó el último clásico ante Peñarol.  Además, está lejos del último puesto de la Conferencia Sur (el colista peleará por no descender) y cuenta con la certeza de haber construido una localía fuerte (ganó 9 partidos de 12). No obstante, debe saldar una deuda en 2017: de visitante apenas ganó un partido y perdió 9.

El 2016 pintaba como un año triste para Quilmes. Hasta no hace mucho, su gente no sabía si podría seguir viendo al equipo en la Liga. Por eso, en estas fiestas, el “Cervecero” brindará por el invalorable orgullo de pertenecer.

“FUE UN AÑO MÁS QUE POSITIVO” 

El presidente de Quilmes, Pablo Zabala, mostró su satisfacción por el año que cierra Quilmes, luego de atravesar serias dificultades económicas para afrontar la Liga Nacional de Básquet. “Fue un año más que positivo, siempre dentro de la prudencia. Cuando terminó la temporada pasada estábamos más para no seguir que para seguir, y hoy el plantel está en un 98% al día”, explicó en diálogo con El Marplatense.

Con respecto a lo deportivo, Zabala analizó que “la campaña es buena. Pensábamos estar entre el sexto y el décimo puesto y estamos sextos. El objetivo deportivo, dentro del presupuesto que tenemos, se está logrando. Hay un plantel compacto, que sabe lo que quiere”.

Por último, el titular quilmeño profundizó su mirada sobre lo económico. “Nunca es fácil, pero estamos mucho mejor que en temporadas anteriores. Hemos saldado gran parte de la deuda. Nos queda saldar un 20 o 25% de lo que debíamos en el final de la temporada anterior”, concluyó.

Comentarios