Poner en marcha la actividad económica, el desafío para la ciudad en 2017

No fue un buen año para las industrias tradicionales de Mar del Plata. Tampoco para el comercio, que atravesó meses marcados por la caída de las ventas y el bajo consumo.

Por Redacción

domingo 25 de diciembre, 2016

¿Qué pasa con la industria local? Tener la más alta tasa de desempleo de todo el país en este 2016 y haber figurado en los últimos años en el podio de las ciudades con mayor desocupación a nivel nacional, no merece ningún orgullo ni mérito para Mar del Plata. Más bien, despierta una “gran preocupación”, tal como incansablemente y casi de manera unánime han manifestado los distintos gobiernos nacionales, provinciales y municipales que pasaron en el último tiempo.

Pero si bien esa “gran preocupación” parece haber logrado desentenderse de todo color político y ha encendido alguna que otra señal de alarma, lo cierto es que más allá de dichos y declaraciones, hasta la fecha pocas acciones concretas se han visto reflejadas por parte del Estado, en todos sus estamentos, para intentar revertir un panorama que se agrava con el paso de los meses.

Es que está claro que el desempleo no es más que la evidente consecuencia de la falta de políticas. Asociar a Mar del Plata únicamente con el eslogan de la “capital del turismo”, es quedarse con una realidad demasiado sesgada de toda la riqueza de recursos que tiene nuestra ciudad por la simple y acotada visión de privilegiar el lugar geográfico donde se encuentra.

Históricamente, la mayor cantidad de mano de obra a nivel local se ha nutrido de la intensa actividad de algunas industrias como las del Puerto, la Construcción y la Textil, que décadas atrás han sido cimientos sobre los que se forjó el distrito, pero que hoy son sectores “frágiles” que están atravesados por denominadores comunes: falta de respuestas y políticas erróneas.

Con problemas de arrastre y el agregado de una economía recesiva con variables inestables e inciertas, las industrias tradicionales de Mar del Plata padecen una situación “crítica”, en la que la sensible merma de la actividad durante este 2016 se tradujo en una importante pérdida de puestos de trabajo y, al mismo tiempo, en una inexistente incorporación de nuevo personal.

El retraso en la concreción de la obra de dragado, la falta de inversión y fundamentalmente de “previsibilidad” en el Puerto, son actualmente las principales cuestiones que preocupan en el sector. En este sentido, el Director Ejecutivo de la Terminal de Contenedores 2, Emilio Bustamante, trazó un balance muy duro de la actividad y comparó al Puerto con el estado de un “enfermo terminal”.

Esto dijo el empresario en diálogo con el programa Hoy Es Mejor:

 

Sin embargo, el envío de 450 millones de pesos por parte de Nación para reactivar el Puerto cambió algunas caras en el empresariado local. Desde la Cámara de la Industria Pesquera destacaron la “histórica” convocatoria de funcionarios en el acto que tuvo lugar a principios de mes en la banquina de los pescadores y fueron optimistas de cara al próximo año con el respaldo del Gobierno Nacional y Provincial.

Esto manifestó a Radio Mitre Mar del Plata el titular de la Cámara, Fernando Rivera:


Para el cordón frutihortícola, el 2016 estuvo marcado por la considerable suba del dólar, las deudas, y los significativos destrozos en los campos de siembra que provocó el temporal que azotó a la ciudad y la región en el pasado mes de noviembre. Fue un año donde, por ejemplo, por la incapacidad para poder cubrir costos, se tuvo que dejar de vender tomate, que representa una de las principales exportaciones para la producción local.
En diálogo con este medio, el presidente de la Asociación Frutihortícola de Productores y Afines de General Pueyrredon, Ricardo Velimirovich, reconoció a este medio una “situación crítica” y no dudó en tildar al 2016 como “el peor año en muchísimo tiempo”:


Según revelaron las declaraciones juradas de las empresas aportadas a la AFIP, en los primeros nueves meses del Gobierno de Mauricio Macri, la construcción resultó ser la actividad más golpeada en el país y con el mayor impacto en cuanto al retroceso en el nivel de empleo.

Los datos desnudan la siguiente realidad: en el sector, a nivel nacional, se registra una pérdida de 46.163 puestos de trabajo en el empleo formal, lo que equivale aproximadamente a un 10% del total de la fuerza laboral de la construcción y a más de un tercio del total de los puestos de trabajo perdidos en el país durante este 2016.

Y Mar del Plata no permanece ajena a este escenario. Desde el Foro de Construcción local señalaron que se vive una “realidad preocupante” y se mostraron en contra de las políticas del Municipio ya que consideran que sólo abordan la problemática desde el punto de vista “financiero” pero no buscan reactivar el sector privado de la construcción.

Esto dijo el presidente del Colegio de Técnicos, Diego Peláez, a Radio Mitre Mar del Plata:


Otra de las voces del sector que se manifestó al respecto fue la del titular del Centro de Constructores y Anexos, Norberto Cánepa, quien no sólo planteó un escenario de “crisis” sino que manifestó “incertidumbre” y un “panorama complejo” para el año entrante.

Con una baja de al menos el 15 por ciento en este 2016, el referente de la entidad gremial de empresarios no sólo consideró las variables económicas como las principales problemáticas que afectan a la industria, sino que también enfatizó en la “insoportable” carga impositiva que recae en la actividad, lo que genera un exponencial crecimiento del trabajo informal.

Esto dijo al programa Hoy Es Mejor el presidente del Centro de Constructores y Anexos, Noberto Cánepa:


El panorama no es muy distinto para los Textiles. El titular de la Cámara local, Juan Pablo Maisonnave, trazó un balance “complejo” de la actividad en 2016 y exigió también por una reforma impositiva para recuperar algo de competitividad en el mercado mundial.

El empresario, quien remarcó los perjuicios que generó para el sector el ingreso “indiscriminado” de productos textiles de otros países, dijo que en estos meses se trató de “cuidar” la mano de obra en la medida de lo posible y pidió a las autoridades que no se “olviden” de las industrias tradicionales de Mar del Plata porque que son la “principal fuente de empleo”.

Esto manifestó el principal referente de la Cámara de Textil de la ciudad, Juan Pablo Maisonnave, a Radio Mitre Mar del Plata:

 

Tampoco fue un buen 2016 para la Gastronomía local. Fue particularmente un invierno “muy crudo” el que atravesó a la actividad, según aseveraron referentes del sector, lo cual se vio reflejado en los números: durante este año, se registró el cierre de más de 48 comercios y una pérdida de casi 250 fuentes laborales.

Esto decía en los estudios de Radio Mitre Mar del Plata la Secretaria General del Sindicato de Gastronómicos, Mercedes Morro, quien no dudó en comparar este 2016 con la temporada de 2001:

Las bajas ventas y los bajos niveles de consumo que mes a mes se registraron, también fueron motivo de cierre de varios locales en la actividad comercial de Mar del Plata durante 2016. Desde la Unión del Comercio, la Industria y la Producción consideraron que este fue un año necesariamente de “transición” y de “adaptación” a partir de la nueva economía impulsada por el Gobierno de Mauricio Macri.

Este fue el balance que trazó el vicepresidente de la UCIP, Néstor Fabián Martín, a este medio:

 

Este 2016 deja una Mar del Plata “parada” o “en crisis” desde el punto de vista de su actividad económica. Y si bien los síntomas son más que evidentes y están a la vista de todos, todavía parece no verse la enfermedad. Falla el diagnóstico y en consecuencia, falla el tratamiento.

Se avecina entonces un 2017 que deberá proponerse como principal desafío revertir un complejo esquema agravado por años de inacción, de políticas erróneas, y de vaivenes constantes, que nada contribuyeron a una solución. No es tiempo de querer reinventar la rueda, sino de fijar prioridades y lineamientos claros y sostenibles, que permitan poner el foco en la reactivación de la industria y el comercio local.

Está claro que la solución será paulatina y no llegará de un día para el otro; pero también está claro que la actividad económica de la ciudad no puede pasar otro año sin encontrar ninguna respuesta. De otro modo, Mar del Plata seguirá siendo la “capital del turismo… y del desempleo”.

 


 

Comentarios