Crece el número de geriátricos clandestinos en la ciudad

Lo reconocieron desde la Secretaría de Desarrollo Social. También señalaron dificultades para poder descubrirlos.

Por Redacción

miércoles 28 de diciembre, 2016

Tras la clausura de dos geriátricos clandestinos,  las autoridades municipales aseguraron que las denuncias aumentan mes a mes y que se registra un importante crecimiento del número de viviendas que funcionan como geriátricos sin habilitación. Sin embargo, ante este escenario, son pocas las herramientas que dispone la comuna para frenar este flagelo.

“Es una situación conflictiva. Estamos realizando un montón de inspecciones, pero muchas veces se nos dificultan. Todo esto lleva un trabajo previo que es complejo. No podemos entrar así porque sí a un domicilio, a casas de familia. Y muchas veces con la denuncia telefónica no basta, se tiene que hacer la denuncia formal”, señaló a El Marplatense el Director general de la Secretaría de Desarrollo Social, Sebastián Sirochinsky.

En esta línea, el funcionario explicó que es “una actividad que se desarrolla siempre en casas de familia que no cuentan con ninguna cartelería”. “La detección, si no surge de una denuncia, es complicada. El 80 por ciento de las veces que concurrimos es en base a denuncias”, aseguró, y agregó: “Invitamos a que cada persona que tenga conocimiento de estos lugares se comunique con Desarrollo Social o Inspección General. Donde tenemos una denuncia, nosotros intervenimos”

Sirochinsky dijo que ya se está realizando un “listado formal de todas las instituciones habilitadas y con pedido de habilitación” con el objeto de realizar un “entrecruzamiento con las denuncias recibidas”. “Vemos que las denuncias se van multiplicando mes a mes. Una interpretación es que este tipo de actividad clandestina está creciendo”, afirmó.

Al respecto, uno de los referentes de la Secretaría de Desarrollo Social consideró que esta situación se debe al “alto porcentaje de adultos mayores que residen en la ciudad”. “El mismo deterioro que puede sufrir este segmento hace que se necesiten lugares de internación”.

El funcionario no ocultó su preocupación por la existencia de este tipo de los geriátricos que funcionan de manera clandestina, ya que “la mayoría de las veces no cumplen ni con un requisito mínimo”. “En los 90 por ciento de los casos tendrían que hacer refacciones importantes”, sostuvo.

 


Comentarios