Peñarol, lejos del camino deseado

El “Milrayita” terminó el año con un record negativo: 10 victorias y 13 derrotas. La falta de efectividad en ataque y las lesiones marcaron el mal desempeño del equipo.

Por Redacción

sábado 31 de diciembre, 2016

El 2016 de Peñarol arrancó de una buena manera, pero decayó en la última parte del año. En la nueva temporada de la Liga Nacional de Básquetbol, que se disputa desde  septiembre, el record del “Milrayita” quedó negativo, con 10 victorias y 13 derrotas. Ahora deberá regresar a los entrenamientos el 2 de enero, y prepararse para los tres encuentros que tiene como visitante al regresar el circuito.

En la primera parte del año, el equipo marplatense llegó a la semifinal de la conferencia sur correspondiente a la temporada 2015/2016, donde perdió con Bahía Básquet. Un reflejo de ese gran desempeño fue la transferencia de Nicolás Brussino al Dallas Maverick de la NBA, después de cerrar una buena temporada con un promedio de 14,6 puntos, 5,5 rebotes y 3,1 asistencias.

Uno de los hitos que marcaron positivamente el año de Peñarol fue la incorporación de Marcelo Richotti como Director Técnico. El actual entrenador formó parte del plantel campeón en la temporada 1993/94.

Sin embargo, en la temporada 2016/2017, el equipo bajó su nivel. Si bien comenzó con un record 5-1, con grandes actuaciones del nuevo jugador extranjero, Rob Reed, y un Leo Gutiérrez determinante, luego llegó a perder siete partidos consecutivos y demostró grandes falencias a la hora de anotar puntos.

“La verdad que arrancamos bien, después nos caímos y nos costó agarrar ritmo. Perdimos la confianza en nosotros mismos”, afirmó Roberto Acuña en diálogo con El Marplatense. “La confianza perdida se recupera mostrando actitud y jugando con la intensidad que mostramos en los partidos que ganamos”, apuntó.

Esta falta de goles coincidió con la lesión de Leo Gutiérrez. El ala-pivot se convirtió el 23 de noviembre de 2016 en el cuarto jugador con más partidos en Peñarol y, desde marzo, es el tercer máximo anotador histórico de la historia de la LNB. Las lesiones lo complicaron durante la última parte del año y no pudo desempeñarse al 100% dentro de la cancha. También sufrieron desgarros Reed y Figueroa, por lo que quedaron afuera por varios partidos, lo que hizo que Peñarol sea un equipo con poco recambio.

Tras el récord 0-7, Peñarol tuvo una parada complicada que pudo superar. Venció a San Lorenzo, el último campeón de la liga, lo que resultó un envión anímico que parecía revertir la situación. Sin embargo, no fue así y el mal momento se agravó con la derrota ante Quilmes, el clásico rival.

“Ahora toca descansar para despejarnos y arrancar el 2017 con todo”, concluyó su nota Acuña. Peñarol regresará a la competencia oficial el 9 de enero cuando visite a Hispano Americano de Río Gallegos. El objetivo para esta temporada será revertir el récord negativo, suplir las falencias defensivas y ofensivas, y encontrarle una identidad al equipo.

Comentarios