Nena abusada en Tandil: a siete meses, no hay ningún detenido

Aseguran que la investigación por el hecho que tuvo como víctima a una nena de 13 años está “estancada”. “La menor sabe quien fue y quiere hablar, pero no la dejan”, apuntó el abogado de la familia de Magalí.

Por Redacción

lunes 9 de enero, 2017

Uno de los casos más estremecedores para la ciudad de Tandil en los últimos tiempos continúa sin avance alguno en la Justicia. Hace poco más de siete meses, Magalí, de apenas 13 años, era derivada en un estado muy delicado del Hospital de Niños Blanco Villegas al Materno Infantil, luego de asistir a una fiesta en una quinta esa ciudad y ser atropellada por una camioneta en la ruta 226. Esa era, al menos, la primera información que trascendía.

Sin embargo, al despertarse de un coma días más tarde, la propia niña confirmaba las sospechas que ya eran de público conocimiento y revelaba a los gritos en el nosocomio marplatense que había sido abusada sexualmente en el evento por varios hombres.

El estremecedor grito de la adolescente no sólo resonó en los pasillos del hospital; también tuvo su impacto inmediato en la sociedad y hasta llegó a tener revuelo por todos los medios nacionales. Fue así que en medio de la conmoción, una Tandil revolucionada por el aberrante hecho decidió movilizarse por Magalí para pedir por “Justicia” y “Cárcel a los violadores”. Pero hasta la fecha, nada parece haber llegado aún.

“El fiscal sabe quienes son pero no sabemos por qué no los cita a declarar”

En diálogo con El Marplatense, el abogado de la familia de la nena de 13 años, Maximiliano Orsini, esgrimió duras críticas contra la investigación que lleva adelante el fiscal Gustavo Morey, y lo apuntó como uno de los responsables para que hoy la causa se encuentre “estancada”.

“Lamentablemente no hay avances. Las medidas probatorias que se solicitaron oportunamente fueron concedidas, pero también se pidió que declararan varios testigos esenciales y el fiscal no los citó. No tenemos aún posibles responsables cuando la familia entiende que sí están claramente identificados“, sostuvo.

Según la hipótesis que sostiene la familia de la menor, hay tres personas que se vieron involucradas en el episodio ocurrido en el pasado mes de junio. Pese a ello, y ante la presunta existencia de diversos elementos probatorios, la causa no tiene detenidos y sólo hay un imputado.

“No hay ningún detenido en la causa. Hay una persona que reconoce haber tenido relaciones con la menor y que ya tendría que estar detenida por ese reconocimiento. Hay semiplena prueba pero ni siquiera lo han citado a declarar. Está identificado con nombre y apellido“, denunció, y agregó: “Entendemos que el fiscal sabe quienes son pero no sabemos por qué no cita a estas personas. Ni siquiera se ha hecho una declaración informativa que es un escalón más bajo que la declaración indagatoria”.

“Hay pruebas de ADN, patrones genéticos; los elementos probatorios están desde el punto de vista científico y testimonial, pero el fiscal no los ve. Para él no hay un abuso, hay un consentimiento y eso es inexistente desde el punto de vista legal”, remarcó y advirtió: “Ante esa posición interna del fiscal, la causa no va a avanzar porque no se ve un delito y a medida que transcurre el tiempo, las lineas investigativas se van perdiendo”.

Orsini tampoco ocultó su “asombro” por la intervención que ha tenido hasta el momento en el caso el fiscal Morey y anticipó que una vez que finalice el tiempo estipulado para la investigación, no descarta radicar una denuncia en su contra: “Me asombra el accionar de la fiscalía. Intentamos una recusación contra el fiscal. Había muchos elementos pero ante la negativa de la Cámara de Azul, lo que estamos esperando es que el fiscal investigue”.

“El tiempo para investigar ya se le va terminando. La causa no está avanzando y quedará sujeto a la futura denuncia administrativa que podramos hacer en la Provincia de Buenos Aires”, aseveró a este medio.

“La menor quiere hablar pero no la dejan”

El abogado de la familia dijo que desde el punto de vista “psicológico” Magalí se encuentra actualmente en el mismo estado en que se encontraba tras el hecho. “En febrero va a viajar a Buenos Aires para hacer algunos estudios. En Tandil no tuvo la contención que necesitaba y por eso quería quedarse en Mar del Plata. Tuvo que volver por un tema de presupuesto económico”, explicó.

“Hoy sigue con los mismos problemas. Recuerda que pasó esa noche pero no le quieren tomar la declaración en Cámara Gesell porque entienden que no está preparada psicológicamente”, afirmó, y sostuvo: “La menor sabe quien fue y quiere hablar, pero no la dejan. Supuestamente esto es porque están protegiendo a la víctima, pero lo que están haciendo es proteger al victimario“.

 


 

Comentarios