Richotti: “Quiero seguir, pero mi renuncia está arriba de la mesa”

El entrenador de Peñarol confirmó que continuará en su cargo, aunque dejó en claro que no quiere ser una traba para el club. En exclusiva con El Marplatense, se refirió a los posibles cambios y habló de Reed: “Más que darnos, hay muchas cosas que nos saca”

Por Redacción

martes 7 de marzo, 2017

Marcelo Richotti está enfocado en encontrar soluciones para el mal momento de Peñarol, que perdió 10 de los últimos 11 partidos en la Liga Nacional de Básquet. Mientras la preocupación se apodera del entorno, el entrenador le aseguró a El Marplatense que quiere seguir en su cargo, aunque aclaró que puso su renuncia a disposición de la dirigencia.

“Mi renuncia está arriba de la mesa y la dirigencia tiene el poder de decidir si sigo o si no. Me han dado el apoyo y yo voy a seguir luchando. Yo nunca me bajo del barco pero tampoco quiero hacerle mal al club”, explicó Richotti. Mientras tanto, busca respuestas en el juego y también en el mercado, antes de la gira por Corrientes y Formosa (jugará el lunes 13 ante Regatas, el miércoles frente a San Martín y el viernes ante La Unión). En tal sentido, le bajó el pulgar a Robert Reed, el goleador del equipo con 15,9 puntos de promedio: “En el juego, más que darnos, hay muchas cosas que nos saca”, explicó. Y no descartó más cambios: “Todo es posible. Estamos evaluando todo”, agregó.

-Pese a las caídas, el ánimo del equipo sigue positivo en los entrenamientos…

-Nosotros estamos comprometidos en querer cambiar todo esto, por lo tanto no podemos estar sin esta actitud, ganas y concentración para trabajar.  No conozco otra manera.

-¿Coincidís en que esos atributos se vieron ante Olímpico?

-No nos alcanza con 20 minutos. Necesitamos hacer durante los 40 minutos lo que hicimos en el segundo tiempo. Ya lo sabemos, es un tema recontra hablado. No es la primera vez que nos pasa. Más allá de las cuestiones de juego, el otro día fue un ejemplo claro de cuál es el camino que tenemos que tomar si queremos cambiar esto. En el primer tiempo metimos 29 puntos y en el segundo tiempo, 55. Tácticamente tratamos de seguir defendiendo de la misma manera, pero cambiamos la cabeza y la convicción para jugar. Esa es la única manera para poder ganar algún partido. Si no, el equipo va a seguir deambulando por la cancha. Entonces, creo que si interpretamos eso, las cosas van a mejorar, sin dudas.

-Con la llegada de Pettigrew, han encontrado algunas soluciones, ¿Cuesta establecer cuestiones tácticas cuando se cambian piezas en el plantel?

-A mí me parece que él es muy inteligente. Él no pretende ser una primera opción ni nada. Él entiende el juego y lo que tenemos que entender es cómo insertarlo para poder sacarle provecho a las mejores virtudes que él tiene. Con Boca lo hemos hecho y contra Olímpico su segundo tiempo fue mejor, como el de todo el equipo. Es parte del momento individual, del momento colectivo y de un montón de cosas que hacen que nosotros podamos integrarlo de la mejor manera y que él pueda ayudarnos a cambiar el rumbo.

-¿La mejoría que mostró Juan Manuel Torres frente a Olímpico es otro de los aspectos positivos?

-Sí, Juan hizo un gran partido. Siempre digo que nosotros tenemos que entender cómo jugar con él, dónde pasarle la pelota, entender dónde tenemos ventaja y dónde no. A veces lo hacemos y a veces no, pero el tema es que a nosotros no nos alcanza con los “a veces”. Tenemos que hacerlo. Tenemos que hacer todo lo que tenemos que hacer para ganar. Cuando lo hacemos a veces, perdemos. Creo que contra Olímpico, si hubiésemos tenido otra lectura de la situación, Juan hubiera sacado mucha más ventaja. A veces la pelota le llegaba tarde.

-¿Te inquieta la poca fluidez ofensiva?

-Más allá de la fluidez, lo que me inquieta, entre tantas cosas que me inquietan, es que el equipo queda condicionado cuando juega mal en ataque y entonces juega mal en defensa. Me parece que ese es un gran error. Nosotros tenemos que defender duro todo el tiempo. Después, si jugamos bien en ataque, mucho mejor. Porque así vamos a estar sólidos atrás y concentrados y disciplinados para hacer lo que se habla. Eso nos va a dar tranquilidad para ir a la ofensiva y tener otro tipo de juego. Pero hoy somos una frazada corta. Cuando jugamos bien adelante, jugamos mal atrás, y cuando jugamos bien atrás, jugamos mal adelante. Tenemos que mejorar en un montón de cosas y estamos comprometidos para eso.

“SI ME TENGO QUE IR, ME VOY”

 -Pese a la inestabilidad de Reed, ¿creés que es un jugador necesario para este equipo por su poder de gol?

-A veces sí y a veces no. Me parece que a veces nos ha ayudado y muchas veces no. Tenemos que evaluar. Sí le reconozco la valentía, la convicción, el compromiso… Pero en cuanto al juego, más que darnos, hay muchas cosas que nos saca. Entonces, estamos evaluando.

-¿Lo vas a cambiar?

-Puede ser cualquier cambio. Hasta yo me puedo ir. Mi renuncia está arriba de la mesa y la dirigencia tiene el poder de decidir si sigo o si no. Me han dado el apoyo y yo voy a seguir luchando. Yo nunca me bajo del barco pero tampoco quiero hacerle mal al club. Si soy un inconveniente y me tengo que ir, no hay ningún problema.

-No había trascendido que habías presentado la renuncia…

-No, pero eso está siempre. Yo la pongo siempre a disposición. Cuando las cosas no vienen bien, yo lo hablo y digo que si el problema soy yo, me voy.

-¿Eso ocurrió ahora?

-Ocurre siempre. Cuando el equipo no gana… Lo he hecho acá y lo he hecho en otros lados. Yo no quiero ser un estorbo. Pero voy a seguir laburando hasta que… Bueno, los resultados también mandan, ¿no?

-¿Va a haber algún cambio de un jugador nacional?

-Todo es posible. Lo dijo Domingo (Robles) el otro día en una nota, que se podía cambiar jugadores, el entrenador y demás… Todo es posible.

-Pero vos tenés ganas de seguir…

-Sí, yo tengo muchas ganás de seguir. Tengo un gran compromiso con el club, es un gran desafío y lamento mucho esta situación. Me duele muchísimo esto y no poder cambiar el rumbo. Pero tengo fuerza para seguir luchando y seguir trabajando. Nada en la vida me resultó fácil y mi espíritu está intacto, así que voy a seguir laburando.

-¿Hubo una reunión reciente en la que la dirigencia te respaldó?

-Yo hablo con Domingo todo el tiempo, de última habría que preguntarle a él cuál es su opinión. A mí nunca me manifestaron nada y voy a seguir laburando, tratando de mejorar y hacer lo mejor para Peñarol.

-Se viene una gira contra rivales muy duros, aunque todos parecen duros para este Peñarol…

-Todo es duro para mí, para el equipo y para la gente. Yo he estado en peores situaciones que esta. Yo estuve último con el equipo y he salido, y otras veces me ha tocado irme al descenso. Con esto no digo que en Peñarol va a ser así, digo que he estado en peores situaciones y siempre he mantenido el espíritu. Ahora, con Peñarol, el compromiso es mucho mayor y vamos a trabajar para ganarle a Regatas, a San Martín y a La Unión.

-¿La permanencia ya es una preocupación?

-Estamos enfocados en tratar de mejorar, en tratar de ganar la mayoría de los partidos de estos 18 que quedan. Lo que no podemos hacer es futurología. Tenemos que ir partido a partido.

-Entonces, pese a que mencionaste el tema de la renuncia, vas a dirigir al equipo en esta gira…

-Sí, claro. Lo de la renuncia no fue algo formal, es un decir. Yo digo que si soy la traba y me tengo que ir, me voy, no tengo drama. Yo quiero lo mejor para el club y quiero que Peñarol tenga 8 años más de éxito como los que tuvo. Pero esta es una etapa distinta y hay que seguir laburando hasta que las cosas no se puedan sostener más. Tengo la fuerza necesaria.

-¿Van a incorporar un ayuda – base extranjero?

-Nosotros estamos evaluando todo. Hay muchas falencias que tenemos y estamos buscando soluciones. Esa puede ser una. Pero vamos a hacer lo que tengamos que hacer para mejorar el juego y ganar.

 


 

Comentarios