"Tengo un carácter vehemente: cuando hay un problema, quiero ir y cortarlo"

El Intendente brindó una conferencia de prensa en la que se refirió a su polémica visita a la Escuela Municipal 205, donde fue agredido. "¿Prefieren que me quede acobachado en mi escritorio o que salga a la calle y de la cara?", apuntó.

Por Redacción

viernes 10 de marzo, 2017

El Intendente Carlos Arroyo brindó una conferencia de prensa este viernes al mediodía en donde se refirió a su polémica visita a la Escuela Municipal 205, donde fue agredido semanas atrás, y se mostró molesto por las críticas recibidas tras su paso por el establecimiento educativo. "He sido atacado por muchas personas en forma absolutamente irresponsable", aseguró.

"Me indigna porque lo único que yo hago es cumplir con mi trabajo. Le hago una pregunta a la ciudad: ¿Se quejan de que un intendente vaya a recorrer una escuela? ¿No tendrían que estar contentos?", apuntó el jefe comunal.

Al referirse a la polémica, Arroyo explicó en primer lugar que la directora de la Escuela 205 le había escrito una nota que llegó su secretaría el 22 de febrero en la que visibilizaba los problemas con internet para poder hacer las gestiones correspondientes desde la institución con respecto a los trámites de los títulos secundarios.

"El mismo día 22, el Sindicato de Municipales me pedía una audiencia, aclarándome dos temitas: uno, el tema de los títulos analíticos y otro, el tema de pagos que se debía a los docentes que no se estaban cumpliendo", dijo, y agregó: "Eran 34 casos docentes que no iban a cobrar".

"Como actúo siempre con buena fe, decidí hacer las cosas a mi estilo. En vez de seguir las notas que van y que vienen, hay formas más rápidas: ir uno, ser lo que uno es, porque me pagan un sueldo para trabajar, meterme en el lugar y ver cuáles son los problema, para ver cómo los solucionamos", explicó.

"Así que esto de que intervine o inspeccioné una escuela, borrenló", sentenció el Intendente, e insistió: "Yo no fui a controlar papeles, la idea mía era ver la escuela y resolver los problemas de una vez".

En referencia a las críticas recibidas por asistir a la escuela con algunos agentes de la Policía Local, señaló que es la "policía que me acompaña a todos lados". "No llevé una guardia especial ni un matazón de infantería", sostuvo, e indicó: "Llevé a la persona que está siempre conmigo porque como soy Intendente, corro siempre un riesgo personal cuando voy a cualquier lado".

"Quiero aclarar todo esto porque he sido atacado por muchas personas en forma absolutamente irresponsable porque ninguno, absolutamente ninguno de los que hablaron, me vino a preguntar a mí nada. No hubiera costado nada preguntarme", consideró el jefe comunal, y continuó: "Me indigna porque lo único que yo hago es cumplir con mi trabajo. Le hago una pregunta a la ciudad: ¿Se quejan de que un intendente vaya a recorrer una escuela? ¿No tendrían que estar contentos?".

En esta línea, Arroyo dijo que a veces no tiene "tiempo para estar en todos los lugares donde me gustaría estar". "Pero cuando puedo hacerlo voy. Quiero saber que pasa. Muchos temas se pueden resolver en un segundo con buena voluntad".

"Ayer estuve en medio de un basural viendo como podíamos levantar la basura ¿Cómo es el tema acá? ¿No puedo pisar la basura porque soy intendente? ¿El Intendente es un cargo republicano o soy un monarca?", se preguntó Arroyo, quien apuntó: "¿Qué prefiere la población? ¿Un intendente que se quede acobachado en su escritorio y que no vaya a ningún lado, o prefiere un hombre que salga a la calle y que de la cara?".

El titular del Ejecutivo municipal también insistió en su forma de proceder cuando surgen diversos problemas: "Tengo un carácter vehemente, cuando hay tanto problema, quiero ir y cortar el problema y resolverlo".

Además, Arroyo, al retomar la polémica que se desató por los controles en la Escuela 205, puntualizó en distintas irregularidades que logró constatar en el establecimiento educativo: "Cuando llegué al lugar vi que estaban hablando de que a la documentación le faltaban cosas".

"Había falencias en la documentación que no eran menores. Los libros calificadores no estaban registrados, no estaban avalados por nadie, tenían espacios en blancos y no estaban numeradas las hojas. No es un dato menor. También había notas borradas", aseveró.


Comentarios