Operativo “exitoso” del Municipio en el “último primer día de clases”

En el marco de la fiesta en la que estudiantes del último año de secundaria alquilan sitios para tomar alcohol horas antes de ingresar a las escuelas, desde Inspección General aseguraron que los controles fueron “exitosos”.

Por Redacción

lunes 13 de marzo, 2017

Desde el Municipio trazaron un balance “positivo” luego de lo que fueron los intensos controles que se realizaron durante la madrugada en el marco del operativo que se dispuso por el denominado “último primer día de clases”, la fiesta en la que estudiantes del último año de secundaria deciden alquilar sitios para tomar alcohol horas antes de ingresar a las escuelas.

“Montamos un mega operativo con distintas dependencias y policía local y policía departamental, ya veníamos trabajando en el tema días atrás notificando a los salones de fiesta que tomen todos los recaudo al momento de contratar a alguien el día domingo”, destacó a El Marplatense el titular de Inspección General, Emilio Sucar Grau, quien consideró: “El operativo fue exitoso”.

El funcionario señaló que también se han realizado recorridas en la vía pública a través de “distintos lugares como la Plaza San Martín, la Plaza España, Guemes, Olavarria”. “Si bien son actividades lícitas, lo que buscamos es que no se convierta en algo ilícito con menores vendiendo alcohol”, explicó.

En el marco de los controles que se realizaron entre distintas dependencias en la madrugada, Sucar Grau señaló que se procedió con la clausura de un salón de fiestas ubicado en Avenida Constitución al 6200 debido a que no “contaba con la habilitación correspondiente”.

“No hemos desbaratado lugares que estuviesen haciendo una actividad ilícitas con menores y alcohol. La prevención fue muy buena”, remarcó.

CAMBIOS EN LA MODALIDAD DE ESTAS FIESTAS

El titular de la Subsecretaría de Inspección General advirtió por otra parte que en el último tiempo se observa un “cambio” en la modalidad de estas juntadas entre adolescentes. “Ahora se juntan en casas particulares y hay padres irresponsables que prestan sus casas sin saber las consecuencias que pueden tener si alguno de los chicos se intoxica o sufre algún daño”, apuntó.

“El problema radica en la educación, en los papás”, consideró, y sostuvo: “No es normal que un hijo nos pida el domingo a la noche 300 o 400 pesos porque tiene que festejar el último primer día de clases. No puede ser que haya padres partícipes de esto”.

 

 


 

Comentarios