Por problemas en los caños de agua, no hay clases en la Secundaria N°23

La directora de la escuela ubicada en Rivadavia casi 14 de Julio manifestó su "tristeza" por la medida pero dijo que se ve "obligada" a tomarla. "Puede electrificarse la pared. No sé quién se va a electrocutar: si el vecino, los chicos o nosotros", explicó.

Por Redacción

martes 14 de marzo, 2017

Desde hace años que los directivos de la Escuela Secundaria N°23 "Dr. Antonio Mir" dicen estar a la espera de respuestas a los problemas edilicios que afronta en el edificio ubicado en Rivadavia casi 14 de Julio. A la fecha, sin embargó, aún no han llegado soluciones y el establecimiento educativo se vio obligado a cerrar sus puertas.

"Estoy viviendo mucha tristeza. Es la primera vez que cerramos la escuela, es la primera vez que los chicos no están dentro de la escuela. Desde el '87 que estoy en Mar del Plata pero nunca decidí cerrar la escuela. Me estoy por jubilar y me siento re mal", expresó a El Marplatense la directora de la escuela, Susana Pérez, quien aseguró que "la medida es por tiempo indeterminado hasta que haya arreglos".

Según explicó, el motivo del cierre se debe a un "tema de infraestructura". "Acá los caños están rotos. El agua que cae del tanque sobre los caños además cae sobre los cables de electricidad. Puede electrificarse la pared. No sé quién se va a electrocutar: si el vecino, los chicos o nosotros", explicó con preocupación.

"Está a punto de reventar una cisterna que tenemos acá arriba porque nos quieren cambiar al tablero automatizado. Si lo cambian, ahí revienta la cisterna y la bomba de agua. Cada vez, se esta poniendo más cara la refacción de esta escuela", sostuvo, y agregó: "Más todos los caños que van desde la planta baja hasta el tanque".

En este marco, Pérez apuntó las críticas contra el Consejo Escolar por la falta de respuestas a los reclamos. "Nunca pude hablar con la presidente del Consejo Escolar; nunca habló conmigo ni me recibió", dijo, y señaló: "Me recibió la jefa de infraestructura y me dijo que nos iban a poner en la listas de riesgo, ni siquiera figurábamos en esa lista".

"Desde el año pasado que venimos reclamando, pero desde el 2002 que estamos pidiendo otro edificio. Hay otros problemas edilicios más serios. Queremos que nos arreglen los caños de agua para poder empezar las clases. Es una secundaria con más de 600 alumnos", aseguró la directora y añadió: "Espero que lo arreglen rápido. No creo que paguen tanto costo político".

 

 


 

Comentarios