Desde la comuna están “muy preocupados” por la venta clandestina de pan

Lo aseguró el titular de Inspección General, Emilio Sucar Grau, quien indicó que desbaratar la comercialización de los productos “no es fácil” producto del trabajo nocturno en “espacios cerrados”.

Por Redacción

jueves 16 de marzo, 2017

El subsecretario de Inspección General, Emilio Sucar Grau, resaltó el reciente desbaratamiento de una distribuidora ilegal de pan, tras un operativo del personal municipal y de policía, pero mostró su preocupación ante las complicaciones que representa detectar y corroborar la existencia del trabajo clandestino.

"Nosotros vamos a actuar. Desde Inspección General, es una orden del señor Intendente, no tenemos que permitir ningún tipo de competencia desleal. No puede ser que haya panaderías que cumplan con todas las normas de higiene, habilitación, seguridad, elaboración, y con un costo porque tienen empleados debidamente registrados”, señaló el funcionario, en diálogo con El Marplatense.

“Se produce entonces una competencia desleal con aquel que no paga ningún tipo de impuesto, tiene personal en negro, e inclusivo está el riesgo de las personas porque no hay matafuegos y elementos de seguridad en caso de siniestros”, afirmó Sucar grau, quien agregó: “También es un tema de salubridad, el pan es importante saber cómo está hecho”.

“Estamos muy preocupados por este tema. Vamos a colaborar permanentemente y a actuar donde recibamos algún tipo de denuncia. Vamos a tratar de erradicar toda actividad que no sea lícita”, aseveró el titular de Inspección Gneeral, quien, de igual modo, aclaró: “Esto no es sencillo. Por lo general, son distribuidoras que trabajan de noche. Cuando toda la gente está durmiendo, ellos están elaborando en puertas cerradas y por lo general no es fácil el ingreso”.

"Esto es una cadena de responsabilidades, quien compra el producto, la facturación de este producto. El consumo final es la población y nosotros tenemos que proteger a la población de que lo que está consumiendo sea elaborado con las normas de higiene adecuadas. También hay que averiguar la procedencia de la harina. Hay mucho para investigar”, añadió.

En tanto, dijo que “las fábricas están todas en la periferia, en lugares que no están visibles y sin cartelería. Están dentro de galpones, lo que hace difícil detectarlas”.

Vale recordar que el titular de la Cámara local de la industria panaderil, Carlos Monzón, reflejó la problemática de la clandestinidad en el sector: “Hoy tenemos que vivir la realidad que nos atraviesa. Nuestro problema es la clandestinidad. Las autoridades van a tener que tomar alguna medida”.

“Tenemos el 50 por ciento de clandestinidad y eso se ve reflejado en la falta de ventas en los negocios que tributan todo lo que tienen que tributar. Estamos preocupados porque tenemos una merma del 20 por ciento en la mayoría de los mostradores y eso lleva a sacar personal”, había expresado.

Comentarios