Menor mutilado: "Ni con los resultados de ADN la familia creía que era él"

Lo dijo Carolina Ramasco, una de las abogadas que defiende a la familia del menor hallado en ruta 11, quien aseguró que "la familia está destrozada". Además confirmó que "la tumba fue profanada, la tierra fue promovida, sustrajeron el cadáver y volvieron a taparlo".

Por Redacción

jueves 30 de marzo, 2017

Una de las abogadas que defiende a la familia del menor mutilado hallado en ruta 11, Carolina Ramasco, brindó su óptica en medio de la investigación que lleva adelante la fiscal Ana María Caro. "La familia está destrozada y aún con los resultados de ADN descreían que era su hijo", aseguró.

"Nos recibimos como particular damnificado por parte de los papás y poder seguir de cerca este lamentable hecho", señaló la abogada e indicó: "Las primeras medidas se tomaron ayer, con la exhumación del cadáver, y pudimos ver que sí había sido profanado".

La letrada confirmó "la tumba fue profanada, la tierra fue promovida, sustrajeron el cadáver y volvieron a taparlo". Por este hecho, fueron detenidos dos personas, el encargado del cementerio de la localidad de Comandante Nicanor Otamendi y el responsable del servicio de cochería, quienes fueron sorprendidos tras un reciente operativo.

Ramasco indicó que se abrieron dos causas con respecto a la muerte del menor. "Tenemos el fallecimiento de la criatura, en un accidente doméstico por el que el niño es atendido en Batán y trasladado al hospital, donde fallece. Allí se abre una causa por averiguación de fallecimiento en la que se hace una autopsia. La otra causa se forma con el macabro hallazgo en Miramar", explicó.

El responsable de la cochería, uno de los imputados por el caso, declaró ante la fiscal y se desligó del hecho. “Él fue claro, cuando se concurrió a los efectos de llevar el féretro, luego, en el cementerio de Otamendi, delante de todos y de los familiares, se cerró el feretro”, sostuvo su abogado Horacio Ayesa.

"Quedaron completamente descartadas las primeras hipótesis que se manejaban respecto del trafico de órganos y homicidio. Ahora estamos abocados a la profanación", apuntó la abogada. "Hay que ver quién realizo esto, quien cometo este delito y por qué... La familia está destrozada y aún con los resultados de ADN descreía que era su hijo", aseveró.

 


Comentarios