Plaza Mitre, un espacio histórico que desafía al tiempo

Se trata de una plaza emblemática de la ciudad, donde han pasado distintas generaciones de marplatenses. Además de sus amplios sitios para la actividad física, sus farolas y monumentos esconden diversas historias.

Por Redacción

domingo 9 de abril, 2017

La Plaza Mitre se ha convertido en un punto emblemático de la ciudad de Mar del Plata. Son muchas las personas que tienen algún recuerdo o han pasado buenos momentos en ese lugar, ya sea en la niñez, adolescencia, adultez o vejez.

El monumento a Bartolomé Mitre se ubica en el centro de esta plaza de cuatro manzanas, en la intersección de la calle homónima y Almirante Brown. Los límites lo delimitan las calles Falucho-Colón y San Luis-Hipólito Yrigoyen.

Una de las características que hacen especial a este lugar son las diversas propuestas que ofrece. Además de una gran cantidad de espacios verdes, hay un sector de juegos muy completo que suele estar repleto de niños. También se encuentran los llamados “honguitos”, que utilizan quienes hacen Parkour.

El Skatepark de la Plaza Mitre es uno de los pocos de la ciudad y allí asisten jóvenes para practicar sus acrobacias con skates, rollers o bicicletas. También hay una cancha de fútbol y básquet.

Dos de los atractivos más históricos que presenta el sitio son la calesita, que lleva instalada casi 40 años, y el alquiler de bicicletas especiales. Todas estas propuestas la hacen un lugar idóneo para pasar buenos momentos.

Un lugar para recorrer en dos ruedas

Desde 1953 se ofrece un servicio de alquiler de biciletas para recorrer la plaza. “Lo inició mi abuelo, con su esposa, después mis padres y la hermana, ahora estoy yo y mi hijo”, señaló Carmen, la actual gerenciadora, a El Marplatense.

“Ofrecemos bicicletas individuales, con o sin rueditas, kartings también para los padres que anden con sus hijos, sidecar, bicicletas dobles, desde chicas para nenes de 3 años hasta para adultos, caballitos”, detalló.

La mayoría de los rodados son los mismos desde su inauguración y se les realizan diversos cuidados. “Tratamos de hacerles mantenimiento porque ya no vienen los repuestos, yo los pinto y mi hijo hace las cosas mécanicas que puedan llegar a necesitar. Los hicieron mi papá con mi abuelo”, describió Carmen, quien aseguró que es la única plaza de la ciudad en la que hay kartings.

“Los motiva mucho a los nenes con discapacidad, vienen muchos y no les cobro. Algunos se hacen clientes, vienen seguido y están dos o tres horas andando, no se cansan. Es lindo, para nosotros es una satisfacción darles esto a los chicos, que es una forma de estimularlos”, señaló.

La identidad en sus monumentos

Como tantos otros lugares de la ciudad, la plaza mitre esconde secretos en sus monumentos. Tal es el caso de las farolas, las cuales fueron diseñanadas para la Rambla Bristol hace más de 100 años. Acualmente, Costanza Adiechi, la coordinadora de la Dirección de Restauración de Monumentos Históricos, se encuentra trabajando en su puesta en valor.

“Son las farolas que diseñó Luis Jamin, quien fue el arquitecto proyectista de la Rambla Bristol, específicamente para Mar del Plata. Eran 30, las mandó a fundir a los talleres Anglade, en Buenos Aires, y se emplazaron en modo acompasado alrededor de los 400 metros de Rambla”, describió Addiechi en diálogo con El Marplatense. “Son piezas escultóricas en sí mismas, el diseño que tiene cada una, con motivos marinos (hipocampos, cangrejos, estrellas de mar, anguilas) realmente las hacen parte del patrimonio escultórico de la ciudad”, añadió.

En este sentido, explicó que “habían sido emplazadas en 1913, en 1941 fueron retiradas y 18 de estas farolas están en Plaza Mitre”. Además, indicó que “son las piezas escultóricas más representativas de la antigua postal marplatense. Es muy importante para la ciudad tenerlas como corresponde y volverlas a llevar a un estado original”.

Entre los demás monumentos que se destacan de la plaza se encuentra la escultura de Diana la cazadora, que también fue restaurada por Addiechi. “Es una reproducción en hierro fundido, de la fundición de arte de Val D’ozne de París, la más importante del mundo. Originalmente estaba emplazada en los inicios de la explanada sur en 1909”.

“Además, en el centro está el monumento a Bartolomé Mitre que es de bronce y su autor fue César Santiano y se inauguró el 15 de febrero de 1908. Y también se encuentra el monumento a La Madre, de Alonso, es una obra en piedra que fue inaugurada el 15 de octubre de 1950”, detalló

El punto de encuentro

Una simple recorrida por la Plaza Mitre permite vislumbrar distintos grupos de personas realizando distintas actividades. Niños jugando, adultos tomando mate, parejas, amigos… todos convergen en este lugar que se ha vuelto emblemático para la ciudad.


 

Comentarios