Tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte por un posible test nuclear

El régimen comunista de Pyongyang planea realizar un ensayo nuclear que podría desatar una guerra en la península coreana. La tensión viene en alza durante la última semana, tras la decisión estadounidense de enviar portaaviones a la zona. Rusia y China reclaman el “cese” de las provocaciones.

Por Redacción

viernes 14 de abril, 2017

El régimen comunista de Pyongyang en Corea del Norte mantiene en vilo al mundo por un posible test nuclear, que podría desatar una guerra en la península. La tensión con Estados Unidos viene en alza durante la última semana, tras la decisión estadounidense de enviar un portaaviones a la zona.

La celebración, este sábado, del 105 aniversario del nacimiento del fundador de Corea del Norte, Kim il-sung, disparó este viernes la preocupación mundial ante la amenaza de que el gobierno de Pyongyang realice en las próximas horas un ensayo nuclear que desate una guerra en la península coreana, en medio de una gran tensión con Estados Unidos.

El gobierno de Donald Trump envió el portaaviones Carl Vinson, que continúa su rumbo a la zona, mientras la página especializada en Pyongyang, 38 North, señala que, según análisis de imágenes satelitales, Corea del Norte está “preparada y dispuesta” para un ensayo nuclear “inminente”.

Tras este avance estadounidense, Pyongyang, que no ha confirmado ni desmentido tal posibilidad, criticó con dureza a Washington, por desplegar “activos nucleares masivos”, lo que puede llevar a “una guerra termonuclear en cualquier momento y suponer una seria amenaza para la paz y seguridad mundial”.

“Si hay una guerra, el resultado será una situación en la que todos perderán y nadie resultará ganador”, aseguró hoy el jefe de la diplomacia china, Wang Yi, tras advertir que quien provoque el conflicto “deberá asumir sus responsabilidades históricas y pagar el precio”, informaron las agencias de noticias EFE y Reuters.

Por su parte, China y Rusia pidieron por el “cese” de las provocaciones entre ambas potencias. Beijing, principal aliado del gobierno norcoreano de Kim-jong-un, remarcó hoy la necesidad de evitar que la tensión sobre Corea del Norte alcance una “etapa irreversible e inmanejable”.

En línea similar, Rusia se manifestó preocupada por la escalada de la situación en la península de Corea e instó a otros países a abstenerse de “actos provocativos” en esa región, dijo hoy el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov. “Moscú está observando con gran inquietud la escala de tensiones en la península de Corea. Llamamos a todos los países a mostrar contención, y advertimos a todos los países contra cualquier acción que pueda suponer un paso provocativo”, señaló.

Fuente: Télam


 

Comentarios