“Las fiestas electrónicas deben tener controles iguales a un Boca-River”

El fiscal Rodolfo Moure remarcó la necesidad de desplegar operativos de seguridad ante los peligros que conllevan esta clase de eventos. También respaldó el decreto de Arroyo. “La relación con las drogas es directa”, consideró.

Por Redacción

domingo 23 de abril, 2017

Tras la polémica que se desató la última semana por la realización de una fiesta electrónica en un reconocido balneario del sur, el fiscal Rodolfo Moure remarcó la necesidad de controles y consideró que los operativo de seguridad previstos para este tipo de eventos deben ser similares a los que se coordinan para un superclásico de fútbol.

Hay una relación directa entre estas fiestas y las drogas. No es casualidad que secuestren éxtasis, que no produce adicción pero tiene efectos letales. No digo todos los casos, pero para gran parte de las personas que escuchan esa música la pastilla de éxtasis es un complemento ideal para ver la fiesta de otra manera”, afirmó en los estudios de Radio Mitre Mar del Plata.

En la misma línea, Moure advirtió por el peligro que conlleva el consumo de estas sustancias, ya que que se desconocen los lugares de producción. “No se sabe quién está haciendo éxtasis. Son laboratorios clandestinos por lo que uno no sabe lo que se mete en el cuerpo“, explicó.

Al puntualizar sobre los operativos de prevención, el fiscal enfatizó en que las fiestas electrónicas son “espectáculos de alto riesgo que deben ser controlados”. “El organizador debe asumir todos los riesgos que pueden pasar y debe asumir todos los costos de operatividad que significa el refuerzo de la seguridad y las medidas sanitarias”, sostuvo.

“Desde el Poder Judicial actuamos cuando el delito ya se cometió, pero en el caso de las fiestas electrónicas estábamos tan preocupados que fue la primera vez que la Justicia llamó antes a las autoridades para ver qué estaban haciendo, si bien no era incumbencia nuestra”, reveló, al referirse a la realización de los eventos previstos para enero pasado.

En diálogo con el programa Hoy Es Mejor, Moure dio su respaldo al decreto del Intendente Carlos Arroyo y dijo que “si no se hubiese hecho nada, con la cantidad de asistentes que fueron se podría haber sufrido un desenlace fatal”. “El operativo de seguridad para estos eventos debe ser similar a un Boca-River y se está trabajando en ese aspecto; la palabra última la tiene el Intendente”, remarcó.

“Una fiesta privada que se convoca por redes sociales debe contar con una habilitación pertinente, y debe decir el tipo de música que va a pasar. Ahí es donde la Municipalidad puede detectar si estamos ante una fiesta electrónica, y el determinado público que puede atraer”, explicó respecto de la prevención.

 

 

 


 

Comentarios