“No hay controles de Precios Cuidados en supermercados de la ciudad”

Así lo indicó el titular de Consumidores Argentinos, Sergio Procelli. Además, destacó un aumento de los productos de la canasta básica de un 40% interanual.

Por Redacción

miércoles 26 de abril, 2017

El programa “Precios Cuidados”, que impulsa el Gobierno nacional, permite acceder a un producto de bajo costo y utilizar el valor de los productos seleccionados para compararlos con el resto de la góndola. Sin embargo, el titular de Consumidores Argentinos, Sergio Procelli, aseguró que no se realizan controles en los supermercados. Además, descató un aumento de los productos de la canasta básica de un 40% interanual.

“No hay un sistema como había en otros momentos, lo que hay es una referencia de precios donde cada supermercado, de alguna manera, hace una oferta de eso. No hay un control, ni un compromiso de cumplirlo“, señaló Procelli en diálogo con El Marplatense.

En este sentido, aseveró que “lo que vemos nosotros cuando vamos al supermercado es que está el cartelito de precios cuidados y al lado dice que ‘producto sin stock’. Ni siquiera sirve de precio de referencia, porque no está el producto, ni lo podemos cotejar”. Además, agregó: “Tampoco hay posibilidades de sancionar, se convirtió en una cosa de ver en internet los precios e ir a buscar, pero hay muy poquitos de los que están anunciados”.

Con respecto al valor de los precios, el titular de Consumidores Argentinos señaló que “hay un alza, interanuel de marzo a marzo, de un 40% de aumento de canasta basica“. En esta línea, indicó que “considerando lo que es paritaria, esto está impactando de lleno en el bolsillo de las familias”. Esta medición contempló productos de almacen, de tocador, carnes, leches, alquiler y servicios basicos (luz y gas).

En este marco, señaló que “en Mar del Plata, hemos notado un aumento muy importante en los productos de la canasta básica y todavía sin estar impactando en el bolsillo lo que es el tarifazo, que lo vamos a sentir en junio”. Asimismo, agregó que la mayor preocupación que tienen “es que al haber una retracción en el consumo, para el comerciante es muy difícil seguir trasladando precios, porque ya no está vendiendo y esto puede impactar en el empleo”.

 


Comentarios