Volvió a interrumpirse la obra de interconexión Mar del Plata–Bahía Blanca

La empresa argumenta que está sobrepasada en los costos y solicita nuevos fondos por parte del Gobierno nacional. Desde la UOCRA local manifestaron su preocupación ante la posible perdida de 700 puestos de trabajo.

Por Redacción

martes 9 de mayo, 2017

La obra de interconexión eléctrica entre Mar del Plata y Bahía Blanca volvió a postergarse y corre peligro. En los últimos días la empresa a cargo de los trabajos anunció que no puede hacer frente a los costos, motivo por el cual las tareas que buscan generar un mejor abastecimiento para la zona debían suspenderse por tiempo indefinido. Ante  esta situación, desde la UOCRA local aseguran que los puestos de trabajo están cerca a perderse ya que las advertencias de telegramas “ya están ocurriendo”, afectando a 700 obreros.

Es una medida por falta de pago, y la variable de ajuste son los trabajadores. Nos están cortando la posibilidad de trabajar. Nos anunciaron que, si esto no se arregla, nos vamos a quedar sin trabajo, ya esta semana nos mandaran el telegrama”, señaló el titular gremial, César Trujillo, en diálogo con El Marplatense.

“Desde que empezamos la obra venimos con conflicto, de pago, porque en tiempo y forma no hicieron los trámites para ir poniendo los postes, hay un montón de cosas que van atrasando esta obra tan importante para la costa. La variable de ajuste siempre somos nosotros, estamos haciendo gestiones, ayudando a que esto no se pare y que no llegue a una mala consecuencia para los trabajadores ya que está muy difícil el tema de trabajo y más en esta zona.

Son muchísimos compañeros. Es una obra sumamente necesaria, es lamentable que pase esto”, indicó el dirigente, quien aclaró que este panorama se vivió el año pasado: “Es el mismo tema. Un reclamo de la empresa por mayores costos, cosa que no tenemos nada que ver los trabajadores. Siempre nos usan para querernos dejar sin trabajo, nosotros salir a los medios para contar lo que nos pasa y estamos mal en ese sentido, nos sentimos usados porque no nos merecemos esto”.

Según Trujillo, “la empresa está argumentando mayores costos, cosas que nosotros desconocemos y no tenemos nada que ver”. “Obra financiada por el gobierno nacional que es importante y no tendría que estar pasando esto. La cosa finita entre la empresa y el gobierno, la desconocemos”, aseguró.

Consultado sobre las advertencias de telegramas, dijo: “Lo hacen, ya lo hicieron una vez. Alcanzamos a hacer una conciliación obligatoria y tomamos unos 15 días para que la empresa pueda arreglar su problema y no tener el despido, ni los días caídos y poder cobrar. El Ministerio de Trabajo de la provincia estuvo del lado de los trabajadores, la conciliación nos vino bien y no espero llegar a eso de vuelta”.

“La obra tiene todo el material, tiene todo listo para ir avanzando, tiene dos años de duración”, remarcó Trujillo, quien lamentó que “si la empresa no cobra, nos echan”. “No hay mucho más para discutir. Si sigue así este miércoles, el viernes buscaremos dictar otra conciliación obligatoria y tratar de mantener el trabajo. Lo que uno quiere es trabajar y que se desarrolle el país”.

 


Comentarios