Leo Gutiérrez entrenador: la mirada de sus técnicos

El Marplatense consultó a Sergio Hernández, Julio Lamas y Gabriel Piccato, todos campeones con el cordobés, sobre su futuro rol. “Tiene todas las condiciones para hacerlo bien”, coincidieron

Por Redacción

sábado 20 de mayo, 2017

El retiro de Leonardo Gutiérrez generó nostalgia en el ambiente del básquet argentino. Pero su inminente cambio de rol también provocó sorpresa. En realidad, todos sabían que el cordobés iba a ser entrenador, pero nadie imaginaba que buscaría vestirse de traje y corbata desde la próxima temporada, pocos meses después de dejar de jugar.

“Voy ser entrenador enseguida porque no quiero hacer el duelo”, le dijo Gutiérrez a este medio, días antes de su última función ante Quilmes.  Ante la convicción del más ganador de la Liga, El Marplatense consultó a Sergio Hernández, Julio Lamas y Gabriel Piccato, todos entrenadores que fueron campeones con Gutiérrez.  En las distintas charlas, respondieron preguntas similares: ¿Cómo lo imaginan en su nuevo rol? ¿Cómo manejará Leo la frustración cuando sus jugadores no ejecuten lo que él resolvía con eficacia? ¿Cómo será su liderazgo?

A propósito de la metamorfosis que vivirá Gutiérrez, vale la pena citar una reflexión realizada días atrás por Julio Velasco, exitoso entrenador de la selección argentina de vóley, durante una entrevista en el programa La llave del gol (Fox Sports): “Lo primero que tiene que entender un jugador que se convierte en entrenador es que, cuando jugaba, él hacía las cosas. Y cuando pasa a ser entrenador, él no hace más nada. Ahora tiene que hacer que los otros hagan”.

Sergio Hernández.

Con matices al momento de sus opiniones, Hernández, Lamas y Piccato coincidieron en que Leo Gutiérrez “tiene todas las condiciones” para cumplir con creces con su nuevo rol. “No es garantía de éxito haber sido un gran jugador, pero sí es un terreno que alguno de nosotros no tuvimos, porque  no tuvimos la experiencia de jugar a nivel profesional como tuvo Leo.  Tiene una experiencia que es un terreno ganado muy importante. Son 20 años de profesional a nivel liga argentina y a nivel internacional. Ha jugado muchos años en Selección, ha visto todo tipo de competencias. Eso es un punto de partida muy importante”, recordó “Oveja”, quien lo dirigió en Peñarol y en la Selección Argentina.  “Conoce muchísimo el juego, ha integrado los mejores equipos posibles, con los mejores entrenadores y compañeros. Esos son los conocimientos que él tiene”, agregó Lamas, quien lo reclutó para Olimpia de Venado Tuerto a los 15 años y además lo dirigió en Ben Hur y en la Selección Argentina. “Él tenía una visión única del juego. Sabía lo que había que hacer para ganar y eso es importante para la conducción. Va a tener que cambiar el rol y tener una gran cuota de inteligencia para la adaptación a lo nuevo. Pero no veo mayor impedimento para que Leo se transforme en un muy buen entrenador”, apuntó Piccato, que lo tuvo en Boca y en Peñarol.

Gabriel Piccato (Foto: Prensa Peñarol).

EL CAMBIO DE ROL

Ninguno de los entrenadores se sorprendió por la decisión de Leo. Todos lo veían como un entrenador adentro de la cancha, aunque tienen claro que deberá adaptarse a lo nuevo. “Tiene personalidad, un carácter fuerte, convicción… Tendrá que prepararse, pero tiene todo como para hacer una gran carrera. Dependerá de cómo vaya eligiendo los pasos”, explicó Hernández.

Asimismo, Lamas aseguró que  “como jugador, él conocía el sistema de juego, se encargaba muchas veces de liderar la puesta a punto de la defensa colectiva del equipo, del ataque. Además de otras cosas emocionales, grupales, de las cuales él ha participado desde el rol de jugador líder. Creo en él, tiene todas las condiciones para ser un buen entrenador”. Mientras que Piccato destacó que “si hacemos un paralelismo como jugador, él tenía claro que quería competir, encontró el modo de hacerlo y se puso en acción en esa dirección. Ahora deberá hacer lo mismo como entrenador”.

UN GRAN PASO SIN ESCALAS

Que Leo Gutiérrez pase a ser entrenador de inmediato, sin la idea de comenzar como asistente, tampoco fue motivo de sorpresa para los técnicos consultados. “Leo es una persona que le encanta el desafío, que va por todo, y esto no va a ser la excepción. Él siente que tiene que hacerlo y eso es muy personal”, remarcó Piccato.  “No hay reglas, no hay un sistema único. Algunos lo hacen inmediatamente, otros esperan un tiempo y otros hacen un paso intermedio.  Ahora Leo tendrá que influir y convencer a los jugadores desde el rol del entrenador y no desde el rol de compañero de equipo”, sostuvo Lamas.

Por su parte, Hernández recordó que “el duelo de dejar de ser un deportista de alta competencia es muy fuerte. Mucho más fuerte de lo que muchos creen”. Y agregó: “Si él lo puede sobrellevar siguiendo su carrera de saco y corbata, bienvenido sea”.

LA FRUSTRACIÓN DE YA NO JUGAR

Una de las cuestiones más difíciles para un exjugador que se convierte en entrenador pasa por la certeza de que ya no forma parte del juego. Su intervención, desde afuera del rectángulo, siempre será limitada: depende de la ejecución de sus dirigidos. “Lo más difícil es que él no va a tener en sus manos la capacidad de decidir. La última decisión siempre es del jugador. Eso es algo que puede frustrar, sobre todo cuando tuviste la habilidad para resolver”, puntualizó Piccato.

Para Lamas, “lo más importante es que va a cambiar el rol, va a pasar de los pantalones cortos a los largos. Su función es otra y ya no va a poder hacer más las cosas él”. “Saltar de adentro de la cancha hacia afuera es un paso grande, es bien diferente. Él tendrá que encontrar su perfil como entrenador”, añadió Hernández.

Julio Lamas.

¿CÓMO JUGARÁN SUS EQUIPOS?

Pese a que Leo Gutiérrez remarcó que haría mucho hincapié en lo defensivo, nadie se anima a imaginar cómo jugaría un equipo suyo. En buena medida, dependerá de los jugadores que elija. En tal sentido, Lamas dejó un ejemplo bien claro que deja abierta la cuestión. “Te podés sorprender. Yo dirigí un jugador que se llama Velimir Perasovic, que ya hace bastante tiempo que es entrenador y ahora dirige al Anadolu (Turquía). Él era un jugador ofensivo y sus equipos son tremendamente defensivos”, afirmó Lamas.  “No quiere decir que el equipo vaya  a jugar parecido a como jugaba él, porque él ahora no se ocupa más de la parte individual. Se encarga del conjunto de personas, de un equipo. No se puede saber hoy cómo van a jugar hoy los equipos de Leo. Y aunque parezca que Leo se va a empezar a preparar hoy, la realidad es que él va a usar cosas que hace 10 o 15 años que está aprendiendo”, concluyó.

Comentarios