El estadio "José María Minella", símbolo del deporte marplatense

A 39 años de su inauguración, El Marplatense recorrió la historia del estadio de la ciudad. Su inauguración, el mundial, anécdotas, el jugador que da nombre al escenario y su actualidad. Además, los testimonios de los periodistas Juan Carlos Morales y Julio Macías, testigos del crecimiento deportivo en la ciudad.

Por Redacción

domingo 21 de mayo, 2017

El Estadio José María Minella es un escenario cargado de recuerdos, anécdotas y proezas deportivas. Construido para el mundial 1978, actualmente es la casa de Aldosivi y Alvarado, sede de los Torneos de Verano y guarda en sus entrañas grandes anécdotas.

En sus tierras se disputaron certámenes de alto nivel, fue pisado por estrellas internacionales y por los mejores futbolistas de la Primera División. También hubo lugar para otras disciplinas, como el Rugby o el multitudinario recital de Queen, en 1981.

Este 2017, en el que se repite exactamente el mismo calendario que en 1978, El Marplatense recorrió la historia de un sitio emblemático de la ciudad a 39 años de su inauguración, con la palabra de dos periodistas que fueron testigo del crecimiento deportivo en Mar del Plata, Juan Carlos Morales y Julio Macías.

Su historia

Su construcción comenzó en 1975, en el marco de los tres estadios que se crearon para el mundial ‘78 que se disputó en nuestro país. Los otros emplazamientos fueron en Mendoza, actual “Malvinas Argentinas” y en Córdoba, llamado por estos tiempos “Mario Alberto Kempes”.

El “Mundialista” fue proyectado en base a una elipse, que marca la distribución de las tribunas, las instalaciones complementarias y los espacios públicos circundantes, dentro de la cual se encuentra la cancha de juego.

“La construcción del Minella fue algo muy positivo, Mar del Plata tenía muchas canchas de fútbol y un estadio central que era el General San Martín, el escenario de los torneos de verano y los partidos de los viejos Torneos nacionales de San Lorenzo, Kimberley y Aldosivi. Pero en el nuevo entraban 30 mil personas, que era una capacidad que superaba dos veces al San Martín y fue tomado con mucha ansiedad y entusiasmo con los marplatenses”, describió el periodista Julio Macías, en diálogo con El Marplatense.

En la misma tónica, el relator Juan Carlos Morales, señaló  a este medio que en ese momento “muchos hablaban de un elefante blanco, porque les parecía que era un estadio demasiado enorme, difícil de mantener y sin actividad, y fue todo lo contrario. Resultó el gran estadio para el futuro de Mar del Plata”.

La inauguración 

El partido inaugural fue una completa fiesta. El seleccionado de Mar del Plata se enfrenó al combinado de Tandil, el 21 de mayo de 1978. El resultado fue un simbólico 2 a 2, pero con una connotación que quedaría en la historia.

Morales contó que la gente estaba ansiosa por conocer el estadio. “Además, se dio un hecho inusual, se transmitió en simultáneo por los dos canales de la ciudad. Los que querían ver el partido en color tenían que ir al cine Radio City que también abrió sus puertas para dar color a ese partido”, describió.

El ingreso al estadio para dicho encuentro era gratuito, por lo que estuvo repleto de marplatenses que canjearon su entrada en distintos lugares. Macías recuerda que fue un día frío, pero muy especial. “El estadio tenía una capacidad mayor que la de ahora, porque no estaban los “para avalanchas”, había más de 40 mil personas. Era una caravana desde temprano, hacia el estadio por las avenidas circundantes, una fiesta. Se iba a ver un partido de fútbol, uno más, que era un clásico en los viejos campeonatos argentinos, en el estadio del mundial. Realmente impactante, muy recordable. La gente estaba feliz”, narró.

El primer gol, aquel que todos querían hacer, fue marcado por el puntero izquierdo Aldo Varales, para Tandil. Morales se lamenta porque, a pesar de haber sido transmitido, no hay ningún vídeo guardado de dicho encuentro, sólo quedan las fotos.

El Mundial

El 2 de junio de 1978 se disputó el primer partido válido por el mundial en Mar del Plata. Italia derrotó 2 a 1 a Francia. En total, se disputaron seis encuentros de la fase de grupos, de la zona 1 y 3. “Fueron una serie de partidos que dejaron historia”, sentenció Morales.

Muchas anécdotas surgieron de esos encuentros, tal vez la más recordada es la de Francia, que debió utilizar la camiseta de Kimberley. El 10 de junio de 1978, la similitud entre los colores de las camisetas de Francia y Hungría obligó a ambos equipos, ya sin chances de clasificar, a utilizar otra vestimenta. El problema fue que la ropa suplente también era similar y ninguno tenía otro juego.

Ante ese panorama, después de una hora de retraso, un dirigente de Kimberley se iluminó y ofreció las camisetas “verdiblancas” del “Dragón”, que fueron aceptadas por los franceses, que las usaron y ganaron el partido por 3 a 1. Quedó para la historia que, un destacado jugador como Michael Platini, utilizó la camiseta del equipo marplatense.

Foto: fútbol con propiedad.

Macías también recuerda el fallo histórico del español Julio Cardeñosa. El jugador erró un gol con el arco vacío que quedó grabado en la mente de todos los amantes de este deporte. “Si España ganaba, quedaba afuera Brasil en primera ronda, lo que era un fracaso rotundo porque venía con la perspectiva de ser campeón y los españoles no tenía un equipo potencia como fue después”, describió el periodista.

“Faltando unos minutos, el jugador la recibió en el área grande con el arco vacío porque el arquero fue superado por un cabezazo. Cardeñosa dudó tanto, que le terminaron sacando la pelota en la raya. El diario título: "Qué cosa Cardeñosa", con la secuencia de la jugada que perdió el gol”, añadió sobre dicha historia.

José María Minella, el jugador

El estadio era llamado “Mundialista” o “Estadio Mar del Plata”, hasta una iniciativa que comandó el periodista Mario Trucco, que sugirió el nombre de “José María Minella”, en reconocimiento a uno de los mejores futbolistas marplatenses de toda la historia.

“Fue jugador de Independiente de Mar Del Plata, de Gimnasia, River (capitán y campeón, luego técnico y campeón como DT), Peñarol de Montevideo (capitán y campeón) y jugó en la selección Argentina (capitán y campeón varias veces de torneos sudamericanos)”, detalló Macías sobre la imponente carrera de Minella.

La apreciación de su carrera tal vez no es la más recordada, debido a jugar en las décadas del ‘30 y ’40, pero “debe haber pocos marplatenses futbolistas que tienen los títulos y las historias de José María Minella”.

Macías sentenció que “es el nombre exacto para un estadio de fútbol en Mar del Plata”.

La actualidad de un escenario emblemático

Actualmente, el José María Minella es utilizado por los clubes de la ciudad Aldosivi, en la primera división, y Alvarado, en el Torneo Federal A. Además, es el escenario elegido para los Torneos de Verano, que llegan de la mano de una serie de clásicos de primer nivel.

“Mar del Plata creció mucho y el mundialista se volvió imprescindible. Además hubo espectáculos artísticos, primeras figuras estuvieron en la ciudad gracias a este estadio, como Freddie Mercury. Torneos de verano con Maradona o el Argentina-Dinamarca en el 93”, recordó Morales.

Una de las problemáticas, es que restan algunas deudas en temas edilicios y de preservación. “Ahora es otra cosa, prefiero recordarlo en sus épocas lindas. Soportó inundaciones feas y quedó un poco deteriorado, me da un poco de pena”, apreció Macías.

“El Estadio obliga un mantenimiento permanente, que falta en algunos casos, sobre todos los accesos y la iluminación. Habría que cuidarlo más, porque es un escenario de Primera División”, opinó Morales.

Es que, definitivamente, el Estadio marcó un antes y un después. La posibilidad de ver fútbol de primer nivel es algo que debe apreciarse por todos los marplatenses. Los recuerdos imborrables que generó y, los que quedan por escribirse, hacen del José María Minella un emblema histórico.

 


 

Comentarios