Escuela N°58: casi dos meses sin clases por problemas edilicios

El establecimiento quedó golpeado por el temporal de principios de abril y las autoridades se vieron obligadas a enviar a los alumnos a otras instituciones. Son 250 los estudiantes afectados por la problemática

Por Redacción

martes 6 de junio, 2017

El temporal de principios de abril golpeó duro a la escuela secundaria N° 58, que lleva casi dos meses sin clases. El agua que ingresó por las canaletas y por el techo complicó la situación edilicia del establecimiento ubicado en Lebensohn 6854. Ante esta situación, las autoridades del colegio debieron derivar a los 250 alumnos a dos espacios distintos. “Es un problema viejo y después del temporal de hace dos meses se nos inundó toda la escuela, con cerca de 10 centímetros de agua. Ahí estuvimos 15 días sin clases y a partir de ahí empezamos a utilizar cuatro aulas en la escuela primaria 36, que está atrás de nuestra escuela, y las demás aulas las usamos en el estadio Minella, en el sector de la confitería”, explicó Martín Carrocera, director de la institución, en diálogo con El Marplatense.

“Hace 55 días que la escuela está cerrada. Es mucho tiempo. Pero los plazos de la obra pública es algo que nosotros no manejamos. Teóricamente, nos van a arreglar a fondo los problemas, inclusive le van a poner un piso de parqué al gimnasio”, indicó el directivo. “Para nosotros es bastante complicado y para las familias también. Hay gente que lleva a alguno de sus hijos a la primaria de acá al lado y también tiene que llevar al hermanito hasta el estadio. Les queda lejos de la casa, les queda incómodo. Perdimos matrículas por toda esta situación, los chicos que se van a otras escuelas. Y administrativamente es muy problemático, porque están todos los papeles divididos. Es bastante complicada la situación”, agregó.

LA BUROCRACIA, LA RAZÓN DE LA DEMORA

Según Carrocera, los arreglos se demoran por cuestiones burocráticas.   “La obra en sí misma no debería llevar tanto tiempo, porque no hay que edificar ni levantar paredes ni cañerías. Más que nada es el techo: pintar, arreglar los paneles de durlock, de los cielorrasos y el piso del gimnasio. Lo más complicado es toda la burocracia”, explicó.

A su vez, el director contó que “en el Consejo Escolar se movieron bastante. Ellos hablaron con el intendente y pasó todo a la órbita del Enosur, que se va a encargar de arreglar todo”. “El problema es que, como el monto de la obra va de los 500 mil a los 800 mil pesos, tuvieron que hacer una partida de excepción y eso llevó más tiempo. La semana pasada estuvo el chico que está preparando la licitación y él calcula que en un mes y medio estarían empezando la obra para refaccionar todo”, cerró.

Comentarios