Diputados convirtió en ley el proyecto de protección a víctimas de delitos

Fue sancionado este miércoles por unaminidad, y prevé la creación de centros de protección que deberán permanecer abiertos las 24 horas y otorgar asesoramiento en forma inmediata tanto legal como psicológico.

Por Redacción

miércoles 21 de junio, 2017

La Cámara de Diputados convirtió en ley por unanimidad el proyecto de creación de centros de protección a las víctimas de delitos, los cuales deberán permanecer abiertos las 24 horas y otorgar asesoramiento en forma inmediata, tanto legal como psicológico.

En total fueron 218 votos positivos, en una sesión especial impulsada por Cambiemos. La sanción de la iniciativa fue celebrada por familiares y víctimas de delito, que presenciaron el debate desde los palcos y desde el salón de los Pasos Perdidos.

Este programa habilita a las víctimas a ser querellantes, y se les otorga el derecho a asistir a las declaraciones de los testigos, pedir la revisión de las actuaciones y a recibir asesoramiento legal durante todo el proceso.

Además, es obligatorio notificar a las víctimas sobre todas las resoluciones tomadas durante la causa, que se les reciba la denuncia en forma “inmediata” y se incorpora la presunción de peligro para la víctima para su seguridad o de sus familiares.

A su vez, la ley dispone la creación de centros de Asistencia y Protección abiertos las 24 horas y da protección especial a personas discapacitadas, menores de edad, mayores de 70 años y también a las que tengan una relación de convivencia, dependencia económica, afectiva o laboral con el agresor.

La norma había obtenido media sanción de Diputados en 2016, pero recién el mes pasado fue aprobada, con retoques, por el Senado.

Dentro de las modificaciones que hizo el Senado se incorporó a la norma la figura de un defensor público de la víctima, que tendrá que ser designado por cada provincia y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y el establecimiento de una red de letrados de la Defensoría General de la Nación que actuarán como defensores coadyuvantes.

Fuente: Clarín

Comentarios