Quilmes volvió a sufrir el poderío de San Lorenzo

El “Cervecero” se vio otra vez maniatado por la defensa del campeón, cayó 78 a 55 y quedó contra las cuerdas. La serie, que el “Ciclón” lidera por 2 a 0, continuará el próximo martes en Mar del Plata

Por Redacción

miércoles 21 de junio, 2017

No hay caso para Quilmes ante San Lorenzo. En lo que va de la temporada, el “Cervecero” no le pudo ganar ningún partido al “Ciclón”, que ejerce en las finales de la Conferencia Sur la misma supremacía que demostró en los duelos de la temporada regular. El equipo marplatense volvió verse maniatado por la defensa del campeón, apenas anotó un punto en el segundo cuarto y cayó por 78 a 55 en el segundo juego de la serie, disputado en el “Roberto Pando”.

El elenco de Javier Bianchelli quedó contra las cuerdas y deberá ganar el próximo martes en el Polideportivo si quiere evitar la “barrida”. Otra vez, como ante Bahía Básket y Ferro, Quilmes jugará con la obligación de ganar para seguir con vida.

De entrada se vio que no era el partido de Quilmes. Muy impreciso en ataque, se mantuvo en juego porque San Lorenzo también se mostró errático. Sin embargo, los de Lamas endurecieron su defensa en el cierre del cuarto inicial y se lograron una pequeña ventaja (19-14).

Pero lo peor para Quilmes fue el segundo cuarto. En parte por la gran defensa de San Lorenzo y en parte por errores propios en el traslado y en la selección del lanzamiento, el equipo de Mar del Plata apenas anotó un punto en todo el parcial. Para colmo, Mathias Calfani se salió de libreto con sus triples y los de Bianchelli perdieron el cuarto 21 a 1 para irse al entretiempo abajo por 25 (40-15).

La pesadilla duró hasta la reanudación. Quilmes se reencontró con el gol de la mano de un protagonista inesperado. Fue Basualdo, quien con su insistencia logró tiros cortos que le permitieron a su equipo salir del letargo. Luego se acopló Flor, con una ráfaga de las suyas. Sin embargo, el “Cervecero” no pudo plantar una defensa sólida como para limar la ventaja de manera considerable. Y San Lorenzo, con paciencia para mover la bola y goleo repartido, se las ingenió para manejar la diferencia con comodidad hasta el cierre del segmento (59-37).

En último cuarto, Quilmes no pudo poner en aprietos  San Lorenzo. Sin poder encadenar dos defensas consecutivas y con el poder de gol limitado por la buena defensa local, el equipo marplatense no logró limar la ventaja y terminó el juego con juveniles en cancha. Ahora, deberá pensar en lograr una mejor ejecución en el Polideportivo para evitar la eliminación en el tercer partido.

Comentarios