Tras las lluvias, vecinos del sur reiteraron sus reclamos por las calles

Desde la Federación de Sociedades de Fomento destacaron la falta de arreglos en los barrios Jardín de Peralta Ramos, Parque Independencia, Playa Serena, Santa Celina, Acantilados y San Jacinto.

Por Redacción

miércoles 28 de junio, 2017

Tras la abundante cantidad de lluvia caída en las últimas horas en Mar del Plata, vecinos de los barrios del sur, una de las zonas más afectadas por estas precipitaciones, criticaron los trabajos realizados por personal municipal en las calles.

Barrio Jardín de Peralta Ramos.

Si bien el EMVIAL realizó en las últimas semanas diferentes tareas en el sector sur, luego de los reclamos de los vecinos y las asociaciones vecinales mediante cortes al tránsito y movilizaciones a la Delegación del Puerto, desde la Federación de Sociedades de Fomento apuntaron contra el Municipio y reconocieron que “los barrios solicitaron por lo menos 25 cuadras por barrio” y que la respuesta fue insuficiente.

Barrio Nuevo Golf.

En este marco, señalaron en un comunicado que en el barrio Jardín de Peralta Ramos “se hicieron 6 calles de 15 que prometieron” y que allí “hay 56 en estado de emergencia y 42 complicadas”.

En tanto, en Playa Serena “se realizaron 10 cuadras de 100 que se deberían haberse reparado” y en Parque Independencia “se repararon 6 cuadras de 50 que están en estado intransitable”. Asimismo, en los barrios Santa Celina, Acantilados y San Jacinto “no se reparó ninguna cuadra”.

Barrio Jardín de Peralta Ramos

En diálogo con El Marplatense, el titular de la Federación de Sociedades de Fomento, Heraldo García, aseguró que “la situación en los barrios es crítica” y advirtió que “la caída de agua fue progresiva, sino hubiera sido terrible“.

Los barrios están aislados, la gente no puede salir de sus casas. En algunos lugares tienen que hacer rodeos impresionantes para llegar a los colectivos, los vehículo no entran”, sostuvo.

En esta línea, apuntó: “Lo habíamos adelantado hace tres o cuatro meses que si no se hacían obras, cuando llegara la época de lluvias de invierno, esto iba a ser crítico. No se escuchó esto y se ve la falta de obras especialmente en el tema de calles y el granzado“.

También explicó que “no es solamente la cuestión del tránsito, sino el escurrimiento de agua porque se hacen cunetas y se destapan lugares para que el agua pueda escurrir“.

El agua se estanca. Ya no hay granza directamente, en muchos lugares hay barro. Cada vez es más difícil transitarlo, las huellas son terribles. Hay barrios que están bajo el agua“, concluyó.

 


 

Comentarios