A un año del ataque a piedrazos que sufrió el Presidente Mauricio Macri en la periferia de Mar del Plata, otra causa paralela a la de los incidentes permanece abierta en la Justicia Federal, que aún se pregunta por qué en el acto sólo estuvo presente menos de la mitad de los efectivos de la Policía Bonaerense que habían sido enviados por el Gobierno provincial para cumplir con la custodia del primer mandatario.

Y, ante ello, se desprende otro interrogante casi inexorable para el cuerpo de fiscales que impulsó la investigación: ¿Por qué se efectuaron pagos a agentes policiales que nunca concurrieron al lugar en el que realmente debían encontrarse para cumplir con sus funciones?

A pocas horas de los minutos de máxima tensión que vivió Macri en su salida de Belisario Roldan junto a la gobernadora María Eugenia Vidal, la Ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, brindó una conferencia de prensa en la que se encargó de aclarar que la custodia presidencial había actuado “impecablemente bien” al momento de la agresión:

Mirá también:  Las centrales obreras se movilizaron en Mar del Plata

Sin embargo, la pesquisa que lleva adelante el Ministerio Público Fiscal contradice las certezas que sostuvo el Gobierno. Y plantea también, serias dudas y sospechas en torno a presuntas irregularidades que se detectaron en el operativo que montó la Policía de la Provincia de Buenos Aires para preservar la integridad del jefe de Estado.

Al respecto, la fiscal Laura Mazzaferri le explicó a Radio Mitre Mar del Plata y El Marplatense que la custodia policial estaba conformada por “tres anillos” de acercamiento, tal como se dispone en otras ocasiones.

El primer frente fue cubierto por los agentes de la Casa Militar de la Nación, mientras que el segundo anillo fue responsabilidad de la Policía Bonaerense y, el tercero, se completó con la presencia de la Policía Local y otros inspectores de áreas municipales, que se encargaron de delimitar y restringir accesos y el grado de transitabilidad de la zona afectada.

Mirá también:  Tras la marcha de la CGT, Macri echó a dos funcionarios

Es, precisamente, en el llamado “segundo anillo” en el que se advierten las falencias más salientes ya que, en base a las pruebas colectadas durante la labor investigativa, los fiscales confirmaron que el operativo policial que se desplegó contó con “mucho” menos del personal que se había dispuesto desde un principio por parte del Ministerio.

Según detalló Mazzaferri, para dar cobertura de seguridad al acto presidencial se había dispuesto de una “dotación de 231 efectivos policiales, cuando, en los hechos, sólo se vio materializada la presencia de poco más de 80 agentes”.

Ante la posible evidencia de lo que significaría un “incumplimiento de los deberes de funcionario” y una “malversación de caudales” provenientes del erario público, el Ministerio Público Fiscal radicó a fines de septiembre pasado una denuncia penal para investigar estas conductas, que fue respaldada por el juez federal Santiago Inchausti.

Mirá también:  Situación de calle: la Iglesia acusa "indiferencia" del Municipio

En el marco de esta nueva causa, el magistrado instó distintas órdenes de extracción de testimonios de la fuerza pero, a la fecha, no se han logrado mayores avances, a partir de la falta de respuesta del Ministerio de Seguridad bonaerense que se acusa por parte de la Justicia. La denuncia sigue en curso, a la espera de un esclarecimiento.

 


 

Comentarios

comentarios